Managua 29 de Agosto 2008,Imagenes del poeta Ernesto Cardenal,esta tarde fue visitado por amigos en apoyo por la situacion que esta pasando,al ser acusado por injurias.Foto LA PRENSA/Bismarck Picado [#Beginning of Shooting Data Section] Nikon D200 Focal Length: 145mm White Balance: Auto Color Mode: Mode III (sRGB) 2008/08/29 17:04:57.1 Exposure Mode: Aperture Priority AF Mode: AF-S Hue Adjustment: 0° JPEG (8-bit) Fine Metering Mode: Multi-Pattern Tone Comp.: Normal Sharpening: Medium high Image Size: 2896 x 1944 1/60 sec - f/2.8 Flash Sync Mode: Not Attached Noise Reduction: OFF Color Exposure Comp.: 0 EV Lens: 80-200mm f/2.8 D Sensitivity: ISO 400 Image Comment: [#End of Shooting Data Section]

FALLECE EL POETA DE LA REVOLUCIÓN SANDINISTA

“Afuera los pájaros cantan tristes, llamando al sol. Es la hora de las tinieblas. Y la iglesia está helada, como llena de demonios, mientras seguimos en la noche recitando los salmos.”

Por Víctor Longares Abaiz

El 1 de marzo del 2020, falleció el nicaragüense Ernesto Cardenal, a los 95 años. Fue sacerdote, escultor y poeta. Su compromiso con los pobres le llevó a militar en la Revolución Sandinista y formar parte del gobierno que echó a Somoza, como Ministro de Cultura, entre 1979 y 1987.

Ernesto Cardenal era un símbolo en todo el mundo, conocido y querido por sus poemas y por su compromiso social y político. Cuatro veces nominado al Premio Nobel de Literatura, recibió galardones y reconocimientos por todo el planeta. Especialmente admirado fue en América Latina y, en particular, en Nicaragua. Como sacerdote, fundó comunidades cristianas donde buscaba despertar a sus fieles a la realidad de injusticia estructural que vivía el continente. Fue uno de los mayores promotores de la Teología de la Liberación y proclamó abiertamente: “No estoy interesado en una liberación económica del hombre, sin la liberación del hombre entero.”

Se ganó la enemistad de los poderosos y también de la jerarquía católica. En su visita a Nicaragua, el 4 de marzo de 1983, el Papa Juan Pablo II abroncó a Ernesto Cardenal. La imagen del pontífice riñendo al Ministro de Cultura arrodillado dio la vuelta al mundo. Pero no quedó esto ahí. Ernesto Cardenal fue suspendido en el ejercicio del sacerdocio, sin volver a ser restituido hasta 2019, ya bastante enfermo.

El poeta que cantó enamorado en la Revolución Sandinista, el sacerdote que luchó por mejorar la vida de sus compatriotas, el político que nunca abandonó la lucha por la justicia y la promoción humana nos ha dejado poco después de publicar un libro donde recoge, en 1.200 páginas, toda su obra poética. Siempre vivirá entre nosotros su imagen con boina y una agradable sonrisa bajo su barba blanca. Ernesto Cardenal no se ha ido del todo, sino que sigue presente en todos los revolucionarios que sueñan con un mundo mejor para todos. Que su despedida no sea triste, sino una llamada a la esperanza:

“Volveré con un poco de lodo en los zapatos y una palabra alegre que decirte.”

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *