¿Habrá una contundente moción de censura contra el régimen en 2022?

El 22 de octubre los partidos de gobierno en el Senado impusieron  veto al derecho  de  moción de Censura, días antes el subpresidente Iván Duque se negó a Dialogar con la Minga.

La moción de censura había sido convocada por la bancada de oposición conformada por partidos de izquierda y progresistas, para debatir y censurar la conducta de desacato   a los procedimientos constitucionales y legales por parte del gobierno y en particular el ministro de defensa Carlos Holmes Trujillo, ante la falta de aprobación por parte del Senado de la permanencia en Colombia de comandos de una Brigada de Fuerza Especial de los Estados Unidos SFAB.

Los colombianos nos quedamos sin poder conocer de viva voz de los senadores la información y los argumentos por los cuales es ilegal, innecesaria e inconveniente la presencia de esas tropas gringas en nuestro país.

La bancada de gobierno  valiéndose de que tienen la dirección del Senado votaron  la improcedencia del debate, para ello se apoyaron  en una reciente  sentencia del Consejo de Estado, que desestima la necesidad de aprobación por parte del Congreso, de la presencia de tropas extranjeras.

  La constitución de Colombia define que el Presidente pude autorizar el tránsito de tropas extranjeras con aprobación del Senado. La constitución   no da potestad para que tropas extranjeras  permanezcan y operen en territorio colombiano.

Las tropas de los Estados Unidos  que están en Colombia no están de tránsito, tampoco están en funciones de instrucción como lo asegura el gobierno, esos comandos especializados intervienen y direccionan el curso de operaciones que realiza las fuerzas militares y de policía.

El principal objetivo de los comandos SFAB es acompañar a las Fuerzas Militares de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo a escala global y preparar sobre terreno a las tropas colombianas en capacidades de coordinación con tropas de EEUU bajo estándares de la OTAN, así lo anunció en mayo de este año  la Embajada de los Estados Unidos en Colombia.

También  acompañan y asesoran  operaciones militares hibridas, o sea irregulares, en las 5 Zonas de Intervención Integral, en Nariño, La Macarena y sus parque aledaños, Arauca, Catatumbo y Bajo Cauca y Sur de Córdoba, precisamente donde desde julio se han recrudecido las masacres y el asesinato de líderes.

Los propósitos intervencionistas de los EEUU en Colombia, son  los mismos del régimen Uribista, ejercer la  ineficaz guerra contra las drogas,  la intervención en Venezuela  y  desarrollar la contrainsurgencia, entendida como  estigmatización, persecución y aniquilamiento de los movimientos sociales y políticos alternativos al neoliberalismo.

Este gobierno elegido con  compra de votos y alianza con las mafias políticas y de narcotraficantes, ha concentrado el control  de todos  los poderes públicos, para lograrlo ha captado a la derecha que no se reclama  Uribista, convirtiéndose en un gobierno despótico.

La acción de los Senadores de oposición es meritoria, hacen una digna labor que impiden mayores arbitrariedades, pero mientras  las fuerzas políticas  alternativas al neoliberalismo no tengamos mayorías parlamentarias y no gobernemos no habrá constitución que valga. En las elecciones del 2022, las fuerzas democratizadoras deben esforzarse por dar una moción de censura al actual régimen, para recuperar el camino democrático, la paz y la soberanía nacional.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *