Foto Revista semana

JUSTICIA ILEGÍTIMA

Por Felipe A Priast

Colombia |Mucha burla, mucho meme, mucho chiste alrededor de la volada de Aida Merlano, y no es para menos. Otra perla para este “des-gobierno” represivo que cree que va a engrupirnos con su altanería, su política de no ceder un milímetro en nada, y su abuso a la Constitución.

Pero ya en un tono más serio, ese escape, y el de Santrich, son un síntoma de un problema aún más profundo y significativo: la convicción de los dos volados de que no han recibido una justicia justa y egalitaria, sino una justicia SESGADA. Entonces, el defendido, en ambos casos, ha optado por escaparse en lugar de someterse a esta justicia torcida.
Yo lo dije por aquí hace como 6 meses: ¿ustedes creen que yo me hubiera dejado meter preso por la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez? ¡Ni cagando! A mi me mete preso un tipo íntegro, pero no una rata infinitamente peor que yo.

Estas faltoneadas a la justicia no empezaron con Aida Merlano, ¡para nada! Esto empezó el día en el que el Procurador Ordoñez abusivamente removió a Petro de la Alcaldía de Bogotá. Luego, siguió con los abusos de Néstor Humberto y los continuos retos de Uribe a la Corte Suprema, y quedó rematada con la persecución judicial y la encerrona que le hicieron a Santrich.
La derecha, creyendo que necesitaba detener el avance de la izquierda con abusos y arbitrariedades legales, no se dio cuenta que estaba erosionando la noción de justicia. Esa erosión ha avanzado tanto, que ya nadie cree en ella. Cuando la Merlano se va presa por compra de votos, pero los Char, la Cabal y Gerlein capan carcel, siendo culpables de los mismos cargos, ahí la justicia pierde su valor dentro de la sociedad.
Se las voy a poner así, asi yo sea un pacifista que no mata una mosca: si yo mato a alguien en Colombia, yo me rehusaría a irme preso. ¿Por qué? Porque en Colombia existe un carajo, Varito, vinculado a múltiples masacres, que no se ha ido, y si el no se va preso, yo tampoco. Varito no es más “gente” que yo, ni su familia lleva más tiempo en Colombia que yo, ni el es más decente que yo, ni es más inteligente que yo. ¿Por qué cojones yo me tendría que ir preso mientras él sigue libre por los mismos crímenes?
Y esa reflexión es la que se hace todo el mundo, y la que termina erosionando la justicia. En términos estrictamente uribescos, todo el mundo tiene un muerto de crédito en Colombia, y marica el que se deje meter preso por ello.

Por eso hay que meter preso a Uribe, a los Char, a Gerlein, a la Cabal y a todas las ratas de Colombia que han capado cana, para que la gente vea que hay una justicia legítima que le aplica a TODOS, no solo a los de ruana.

Yo soy tan decente, y tengo tanto crédito bajo los estándares de justicia de Uribe, que me alcanza para matar al mismísimo Uribe, y no me voy preso. ¡Ni por el putas me voy preso por matar a ese hijueputa!
No lo voy a hacer, pero quisiera que Varito se enterará que tengo SU “crédito de impunidad” para hacerlo, dentro de la misma erosión que él ayudó a socavar en la justicia. Si matar no es un crimen para Uribe, matarlo a él tampoco es crimen.

La Justicia es igual para todos. Aida Merlano tiene crédito, amplio crédito, y ese crédito se lo dieron Mafe Cabal, Antonio Char, Robertico Gerlein, los Guerra de Sucre, los Name, los Gnecco, los Cotes, los Besaile, los Aguilar, y todos los hijueputas de este país que compran votos para elegirse, que nunca se han ido presos por comprar votos.

Y le queda a Uribe determinar si se quiere ir preso el 8 de Octubre, calladito, sin hacer escándalo, o si los 10 millones de colombianos que lo detestamos tenemos que usar nuestro crédito para hacer justicia, si bien de otro tipo.

Cuando la justicia se vuelve ilegítima, entran en vigor otras formas de justicia. Y que mejor que justicia uribista para ajusticiar a Uribe.

Eso tiene un nombre: se le llama “justicia divina”…

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *