Los fracasos de Duque

Las nuevas cifras de desempleo evidencian las medidas desacertadas y tardías del Gobierno nacional, que ahora le pasan cuenta de cobro a millones de colombianos. Son urgentes políticas de choque para proteger el empleo y enfrentar con éxito la pandemia

Por: Juan Carlos Hurtado Fonseca @aurelianolatino

El pasado 30 de julio las cifras demostraron el fracaso de las políticas del Gobierno de Iván Duque, en cuanto a desempleo y manejo de la pandemia. Por un lado, el ministerio de Salud reportó 9.965 nuevos casos de contagio con Covid-19 para un total de 286.020, 9.965 nuevos casos en un día con 356 fallecidos. Por otro, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, publicó su informe mensual en el que dijo: “La tasa de desempleo nacional del trimestre abril – junio 2020 fue 20,3%, lo que significó un aumento de 10,2 puntos porcentuales comparado con el trimestre abril – junio 2019 (10,1%)”.

No obstante, es lógico que en las actuales condiciones de crisis económica y sanitaria el desempleo aumente, pero sí se pudieron tomar paliativos para que las cifras no fueran altas. En ese sentido, desde un principio organizaciones sociales y sindicales le propusieron al Gobierno nacional tomar medidas como asumir el pago de las nóminas de las pequeñas y medianas empresas, y de esta manera, evitar que estas despidieran a sus trabajadores.

En palabras del presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Diógenes Orjuela, los datos del DANE muestran el fracaso absoluto del Gobierno y algunos gremios que argumentaban que abriendo la economía se resolvería el problema de desempleo. “Eso solo ha generado miles de muertos, cientos de miles de contagiados, cerca de 300 mil. La única forma de resolver el desempleo es que se devuelvan a sus puestos de trabajo los cerca de cinco millones que se quedaron sin él, y eso solo se resuelve con recursos de capital del Estado, asumiendo plenamente la nómina de los mediano, pequeños y microempresarios que son quienes dan el 80% de los empleos del país”.

A menor desempleo mayor contagio

Según el DANE, “Para el mes de junio de 2020, la tasa de desempleo del total nacional fue 19,8%, lo que significó un aumento de 10,4 puntos porcentuales frente al mismo mes del año anterior (9,4%). La tasa global de participación se ubicó en 57,4%, lo que representó una reducción de 6,1 puntos porcentuales frente a junio del 2019 (63,5%). Finalmente, la tasa de ocupación fue 46,1%, presentando una disminución de 11,4 puntos porcentuales respecto al mismo mes del 2019 (57,5%)”.

Mario Valencia.

Para el economista y director de Cedetrabajo, Mario Valencia, la caída en el número de inactivos que venía en mayo y se repite en junio significa que hay más personas que entran al mercado laboral. “Hay mayor ocupación porque más personas salieron a buscar trabajo, pudieron conseguirlo y disminuye el desempleo, por primera vez desde la emergencia sanitaria”. Valencia recalca que el 69% de quienes lograron ocuparse el mes pasado son trabajadores por cuenta propia: independientes o personas dedicadas al rebusque. 

Por otra parte, para el profesor universitario y analista económico Jairo Estrada: “Las cifras del DANE son alarmantes y se encuentran por debajo de lo que debe ser en este momento la tasa real de desocupación. Debe tenerse en cuenta que el desempleo se mide como porcentaje de la población económicamente activa, y que muchos de quienes han perdido su trabajo han dejado de buscar empleo, y en consecuencia han entrado a ser parte de los inactivos. Lo de Bogotá es impresionante: 24,5%; para no hablar de Neiva donde casi la mitad de la población está desocupada. Lo que se considera cifras reales de desocupación podemos hablar de unos 10 puntos más”.

Ahora bien, también se concluye que el crecimiento en las cifras de contagiados tiene una relación directa con la cantidad de personas que se vieron obligadas a salir a buscar trabajo: “Hay una tasa de crecimiento de contagios 24 veces más alta que la disminución de la tasa de desempleo. El desempleo disminuye por cuenta de que la gente se está contagiando”, explica el director de Cedetrabajo.

A lo anterior se suma que el día sin IVA fue fundamental en el aumento de los contagios. Así lo identificó en este medio el presidente de la Federación Médica Colombiana, Sergio Isaza.

Posibles salidas

Acerca de la necesidad de un confinamiento estricto con una renta básica para disminuir la velocidad de los contagios y seguir adecuando el sistema de salud, Mario Valencia comentó que la medida podría ser algo tarde y más difícil, esta se debió a tomar mucho antes para evitar la actual situación. Cree que es falsa la dualidad economía – salud, y que sí sería una medida que ayudaría a aliviar el problema, sobre todo en quienes tienen trabajos informales. 

“Mantener a la población saludable, desde el punto de vista económico, es tener fuerza de trabajo saludable disponible, lo contrario es quitarle fuerza de trabajo a la producción del país; una persona que se enferma no puede trabajar. La manera de resolver ambos problemas es que el Estado asuma las garantías necesarias para que la gente pueda regresar a vincularse al mercado laboral con una reapertura con garantías sanitarias, como lo hicieron los países desarrollados”, argumenta Valencia.

Es difícil entender que el Gobierno se niegue a medidas como una renta básica para nueve millones de colombianos como lo han propuesto sectores académicos, organizaciones sindicales y parlamentarios de oposición, para garantizar mínimos vitales y una cuarentena estricta de 14 días, como lo ha aconsejado la comunidad médica y científica en pro de detener el contagio. Más, cuando se ha demostrado la existencia de recursos para ello.

Jairo Estrada

En ese mismo sentido, el profesor Jairo Estrada señala que en las condiciones de la actual situación es imposible pensar en medidas conducentes a la creación de empleos. “Lo que ocupa un lugar central y definitivo es la necesidad de poner una renta básica para compensar de manera transitoria la falta de ingresos por parte de la población. Además, adecuar las condiciones sanitarias para dar un plan de choque financiado por el Estado, por los gobiernos locales y relacionado con obras públicas o con el mantenimiento de bienes comunes, que pueda contribuir a contrarrestar el mayor aumento en la tasa de desocupación”.

Para el director de Cedetrabajo la administración de Iván Duque solo ha gastado alrededor del 2,5% del Producto Interno Bruto, PIB, para la atención de la emergencia del Covid-19. “Eso es absolutamente insuficiente, los países desarrollados están gastando el 17% del PIB en promedio, países como Perú, Chile, Argentina están gastando el 5 o 6%. Hay recursos, pero el Gobierno no ha dispuesto de ellos. Creo que eso lo hace porque prevé una crisis del sector financiero y un plan de salvamento para ese sector”. 

En conclusión, los economistas coinciden con la comunidad médica y científica en un confinamiento estricto de 14 días con una renta básica para frenar la velocidad de la pandemia, aunque además, ven necesarias medidas de choque por parte del Gobierno nacional para proteger el empleo, políticas que por ahora Iván Duque no muestra disposición de aplicar.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *