«Ni bullying ni matoneo»: Psiquiatra a Luis Carlos Vélez

Tras la polémica desatada en redes sociales por las declaraciones de Luis Carlos Vélez, periodista de la FM, en la cuales exhortaba a Joe Biden a cederle la presidencia a Donald Trump en un «acto de caballerosidad», Vélez publicó un video donde rechazaba el bullying y matoneo que estaba recibiendo en el ciberespacio. Así mismo, el controvertido periodista propuso judicializar a quienes, según él, le hacían memes. Un médico psiquiatra analizó su comportamiento y aseguró que ninguna de sus averaciones tenían argumentación sólida, y, en cambio, explicó porqué Vélez parece estar manipulando a la opinión pública al presentarse como víctima.

A continuación, las opiniones del profesional:

He visto suficientes víctimas de maltrato, “bullying” y acoso en mis 11 años de experiencia para saber lo que voy a a escribir. Perdone si le causo algún struggle. El “bullying” es una forma de acoso que sucede dentro de un ambiente escolar, entre compañeros. Niños o adolescentes.

Ahora, el acoso es un comportamiento agresivo o violento y sistemático. El agresor, siempre en situación de poder, ataca a la víctima con la intención de intimidarla, controlarla o provocarle daño.

¿En cuál de las dos definiciones cabe su caso? En serio, ¿en cuál? Desde el 2018 he participado en el espacio de salud mental y comunicaciones del congreso nacional de psiquiatría. Y aquí, no hay acoso. Mucho menos matoneo. Usted tiene una enorme posición de poder. No solo tiene un espacio radial en horario estelar, tiene una plataforma de redes sociales con CMs y cientos de miles de seguidores. Muy desvalido.

Es heredero, y no por esto tiene menos mérito, por supuesto, de una figura pública del periodismo en el país y es familiar político de uno de los “clanes” más poderosos del país. Un pobre hombre. Además, se ha consolidado usted como una de las voces del establecimiento en Colombia. Un consentido de los dueños de este país. Un ser muy frágil. Durante mucho tiempo, y valiéndose de todo lo anteriormente descrito, ha ejercido un maltrato (sí, eso sí es maltrato) contra todo aquello que no quepa en su cabeza. Es periodista, no un fanático cualquiera. Humano, sí, pero con responsabilidades diferentes.

Desinforma, y ya vimos en USA cuan grave es eso, descalifica, minimiza causas sociales, es arrogante y hostil. Y cuando su narcisismo se sale de control y lo pone en apuros, como hace un par de días, se escuda en lo que mejor le sale.

Video: rostro compungido, disminución del tono de voz, “pinta informal” con un audífono caído (como cualquier mortal), escenario iluminado…en fin, semiología pura. Y, ¿reconoce su error? No. Se victimiza. Pone la carga de todo en quienes nos hemos sentido atacados durante años por su forma de hacer periodismo y que, quizás con algo de zafiedad algunos, hicimos un trino. Un trino on un fav. Maximo un hilo o un meme. Qué violencia.

Luis Carlos, el riesgo de montarse en un tigre es luego no poderse bajar. Usted debe hacerse cargo de las consecuencias de sus palabras por su posición de poder. “El que dice lo que quiere le toca escuchar lo que no quiere…”, escribió Marciano. Y más decepcionante aún es ver a sus colegas, que no terminan de salir de las alabanzas al periodismo estadounidense, y ya lo están justificando a usted casi que con lágrimas en los ojos. Yo jamás dejaré pasar una falta de ética en un colega. Somos gremios, no pandillas.

Entonces no, nadie lo está matoneando ni menos acosando. Un pequeño porcentaje de la población colombiana, pequeño, simplemente le está cobrando en redes sociales su prepotencia desfachatada.

No trate, por favor, de comparar esto con la violencia que vive el país de la cual usted y muchos de sus colegas son cómplices. “La ley es la justicia del pobre”, decía Arcila, y como aquí no hay de eso, mientras tanto, un poquito de equilibrio digital no lo va a matar. Saludos.

Fuente: Twitter de Milton Murillo, médico psiquiatra:

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *