Seis personas asesinadas y más de cuatro mil en confinamiento en Alto Baudó, Chocó

Mestre “lo indignante es que “el Ministerio de Defensa ya conocía los hechos, y no hizo ningún tipo de pronunciamiento sobre el macabro hecho”

COLOMBIA| Habitantes del Alto Baudó, Chocó denunciaron Al Carajo el asesinato de seis personas, cuatro de ellas decapitadas con machetes en la playa del corregimiento de Chachajo, jusridicciín del municipio Alto Baudó frente a la población, a mano de las Autodefensas gaitanistas (AGC) con el grupo paramilitar los “Mexicanos” (brazo armado del Cartel de Sinaloa en Colombia).

Líderes Sociales de la región rescataron los cuerpos de los occisos, y dieron aviso a las autoridades de la zona de la masacre ocurrida, sin recibir presencia inmediata en el lugar de los hechos.

Luís Murillo, defensor del pueblo en el departamento del Chocó, recalco que ellos como organismo, meses antes habían dado a conocer a las autoridades la crisis de seguridad que venía padeciendo esta población, pero que las autoridades habían hecho caso omiso.

 “en meses pasados nosotros habíamos emitidos varias alertas sobre lo que estaba pasado pero las autoridades hicieron caso omiso hoy miramos con preocupación varios cuerpos decapitados para atemorizar a la gente…”

Este conflicto entre grupos al margen de la ley, dejó en la cabecera municipal más de cuatro mil personas desplazadas y confinadas, a esto, súmenle las demás personas que están llegando de las comunidades afros e indígenas, expresó Murillo.

Otra de las autoridades en asegurar que no han recibido ninguna ayuda del Gobierno Nacional del presidente Iván Duque, es el alcalde Ulises Palacios.

Ante esta situación, consultamos al abogado y defensor en derechos humanos Gustavo Enrique Mestre para que nos explicara el panorama que terror que hoy en día viven los pobladores del Alto Baudó.

Para Mestre, lo indignante es que “el Ministerio de Defensa ya conocía los hechos, y no hizo ningún tipo de pronunciamiento sobre el tema” y explica que, el cartel de Sinaloa entró por el Golfo de Morroquillo apoyado por las autodefensas gaitanistas de Colombia, quienes le entregaron a este cartel la ruta del naya (todo el occidente colombiano).

A posteriori sufren una división, naciendo así, otro grupo denominado “los caparrapos” quienes se encuentran en la región noroccidental colombiana disputándose el territorio para seguir el negocio del narcotráfico y la minería ilegal.

Mientras tanto, la población del Alto Baudó sigue huérfana de un Estado que realmente le brinde, no solo la seguridad a la vida, si no, a tener otras fuentes laborales, una educación digna y mejoras a los servicios de vías.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *