Vie. May 7th, 2021

Foto: Pluralidad Z

Un montaje llamado “Uriel”

Por: Alex Olano

Tras un llamativo show mediático se dio a conocer un informe de Revista Semana según el cual alias “Uriel” tendría en un computador informes sobre sus aportes a la campaña a la presidencia de un candidato en Ecuador.

El Mismo “Uriel” que hubiese sido utilizado como chivo expiatorio en las protestas de Colombia en al menos dos oportunidades.

Lo curioso es que la existencia de “Uriel” ya ha sido cuestionada por organismos de investigación periodística en lo que sería un nuevo montaje de los servicios de inteligencia colombianos al servicio de Álvaro Uribe Vélez.

Una práctica reiterativa

Este tipo de montajes ya son una tendencia por parte de Uribe desde hace muchos años, algunos de los más recordados fueron los organizados por el servicio de inteligencia colombiana DAS adscrito a la Presidencia de la República durante su primer periodo presidencial.

En aquella oportunidad, como parte de una campaña de desprestigio contra la Corte Suprema de Justicia y para evitar que su primo fuera juzgado por múltiples delitos, el círculo más cercano a Uribe articuló un “informe de inteligencia” según el cual un magistrado había recibido dinero para “perseguirlo”.

Con dicho informe, la en ese momento periodista de Semana, Gloria Congote, generó una portada donde anunciaba la corrupción en el organismo judicial.

iempo después se descubriría el montaje y quedarían al descubierto no solo el secretario de despacho de Uribe y su jefe de prensa, sino las estructura del servicio de inteligencia que había participado, quienes aceptaron cargos y en sus declaraciones hablaron además de la articulación de la estrategia con la periodista Salud Hernández.

Si se desea revisar este tema en profundidad, es clave darle una leída al libro “ChuzaDas” del periodista colombiano Julián Martínez.

La masacre de Bogotá

El caso de “Uriel”, como “organizador” de la insatisfacción ciudadana comenzó con las marchas de la minga indígena en 2020.

Lo curioso es que la marcha indígena se realizaba para denunciar la campaña de exterminio que están llevando organizaciones armadas del narcotráfico en Colombia, dentro de las cuales el gobierno señalaba al ELN.

Las preguntas cuestionando el argumento no se hicieron esperar;  Si el ELN es quien está asesinando a los indígenas, como es que “Uriel” es quien está detrás de la organización de la marcha? Al fin qué, los está matando o es su organizador?

Con la misma metodología del “Informe de inteligencia” Revista Semana ubicó portadas y procedió a señalar de terroristas a los indígenas.

A los pocos días que la marcha indígena recorriera el país fue más que evidente que el “informe de inteligencia” no era otra cosa que una acción psicológica con información falsa de las que tanto le gustan al uribismo, donde hay que tener presente que construyen información irreal básicamente por dos razones, desprestigiar y causar miedo.

No acababa de hacerse evidente el caso de los indígenas cuando por el asesinato en video de una persona en manos de dos policías se generaron fuertes marchas en Bogotá a lo que la fuerza pública respondió abriendo fuego a discreción contra los manifestantes.

El resultado obvio, 13 civiles muertos y un sin número de heridos. Las imágenes de la policía abriendo fuego contra la población inundaron rápidamente las redes sociales.

Al día siguiente de lo sucedido, Iván Duque, presidente del país, se puso una chaqueta de la policía y salió a respaldar las acciones de los uniformados, tras lo cual, las instancias judiciales procedieron a llamar al orden y a iniciar las respectivas investigaciones por homicidio.

La arremetida judicial fue respondida por una nueva aparición de “Uriel” responsabilizándose de los hechos vandálicos contra las estaciones de policía, hecho tan inverosímil y burlesco que generó en algunos escenarios sorpresa y en otros, franca indignación.

Y lo mejor sucedió cuando apareció el verdadero “Uriel” del ELN quien por fin salió en medios y no tenía el menor parecido con el modelo de las fotos posadas de los medios, pero además desmentía todo a lo que se le vinculaba.

De hecho y por decir lo menos, ya era muy sospechoso que un guerrillero que aparentemente vive en la selva, luciera prendas de vestir en perfecto estado, impecables de cualquier rayón o mugre.

Basados en las evidentes suspicacias algunos grupos de investigación periodística se dedicaron a estudiar el caso y concluyeron que definitivamente esta trama era muy difícil de creer.

Pero ahí no paró la cosa, además de inculpar a “Uriel” por la insatisfacción ciudadana, pretendieron ligarlo a uno de los más fuertes opositores al gobierno, hecho que tampoco funcionó, de allí que no fue de extrañar que al final se anunciara en una rueda de prensa que había sido “dado de baja”.

Narcofascismo producto colombiano

El uso político de los servicios de inteligencia rememora los orígenes del fascismo con Hitler y Mussolini. Este tipo de práctica está asociada a la propaganda que manejan movimientos de ese talante y que se nutre en gran medida con información falsa.

El problema aquí no involucra la evidente penetración del narcotráfico en los servicios de inteligencia, sino en que sea una ideología que el uribismo quiere irradiar a todo el continente.

Muestra de ello es la injerencia que pusieron en práctica al desarrollar las estrategias de propaganda negra contra la campaña de Joe Biden, candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Parte de esta intensión expansionista también se hace evidente con la información que se está dando a conocer sobre el fallido golpe de Estado que se presentó en Venezuela, y cuyos implicados han mencionado a integrantes de la fuerza pública colombiana así como de la participación directa en las reuniones de planeación del mismo por parte de Iván Duque y Álvaro Uribe.

Nada de raro tiene entonces que haya aparecido nuevamente “Uriel”, como táctica psicológica y de opinión pública para atacar el proceso electoral en Ecuador bajo el mismo objetivo de irradiar el sistema que les ha permitido crecer en la política colombiana, el narco-fascismo.

Tampoco sería extraño encontrar que el “Uriel” de las prendas de vestir intactas y poses perfectas e ideales para la cámara, esté siendo interpretado por un soldado colombiano haciendo vídeos para una estrategia de inteligencia con fines políticos, que es a lo que los pone el uribismo

Buenos novelistas a la larga y como buenos fascistas, unos magos a la hora de crear información falsa.

Fuentes y sitios clave:

https://www.lafm.com.co/bogota/claudia-lopez-lanza-dardos-al-gobierno-por-version-sobre-eln-en-desmanes?fbclid=IwAR0hcurPoCzvPnMGkC4ziZG98GV21v2tobUUY1hMNthvlRmk1daPOcvghEM

https://www.asuntoslegales.com.co/actualidad/gobierno-pedira-revision-de-la-sentencia-sobre-protestas-a-la-corte-constitucional-3064609

https://www.elpais.com.co/colombia/el-pronunciamiento-de-la-corte-suprema-sobre-el-derecho-a-la-protesta-social-en.html

https://www.semana.com/nacion/articulo/maria-del-pilar-hurtado-fue-condenada-14-anos-de-prision/425913-3/

Publicado en Radio Checheres

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *