VENEZUELA: EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS ENTRE CHINA, IRÁN Y ESTADOS UNIDOS

Hasta hace poco, Venezuela había sido uno de los mayores productores de petróleo del mundo. Pero la llegada al poder en Estados Unidos de Donald Trump, la avalancha de sanciones y la pandemia de coronavirus han cambiado drásticamente la situación. Hoy Venezuela se ve obligada a maniobrar entre China, Irán y Estados Unidos en un intento por resolver la situación. El instituto IRTTEK ha hablado con el experto en energía Miguel Jaimes sobre el tema.

Dr, Miguel Jaimes, experto en geopolítica petrolera.

Durante el poder de Rafael Caldera entre 1993 y 1998, el ingreso promedio de Venezuela por exportaciones de petróleo fue de US$ 15.217 millones por año. Después de que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, el precio de las materias primas subió, lo que repentinamente comenzó a reponer seriamente el tesoro. En promedio, Caracas recibió $ 56.500 millones por ventas de petróleo anualmente durante 17 años desde 1999 hasta 2016. Pero luego, Donald Trump llegó al poder en Estados Unidos, quien endureció drásticamente su política hacia Venezuela e impuso sanciones a cualquier empresa internacional que cooperara con Caracas. En 2020, además estalló la pandemia, por lo que Nicolás Maduro tuvo que comprar gasolina a Irán, porque el país no es capaz de producir combustible.

– ¿La amistad entre Irán y Venezuela, países bajo sanciones estadounidenses, trae más beneficios o, por el contrario, agrava la situación?

Cuando cualquier país latinoamericano decide entablar relaciones con Irán, que está bajo presión de Estados Unidos, y Venezuela abre sus puertas en el continente, es un golpe para Estados Unidos. Y le trae grandes problemas. Porque Estados Unidos siente que en un área que tradicionalmente ha sido considerada por Washington como “suya”, alguien no está bailando al son de su violín. Es un problema para ellos. Las tecnologías, los proyectos entre Irán y Venezuela son una nueva tendencia. Especialmente cuando se trata de relaciones con el cuarto país productor de petróleo de la OPEP, que es Irán. Tiene tecnologías, y Venezuela en este momento realmente necesita estas tecnologías, este impulso. Es una ayuda directa. Irán tiene una estrategia para ayudar a Venezuela a reiniciar su producción de petróleo. Estados Unidos cree que es su territorio, su «patio trasero». Si no les gusta algo, reaccionan fuerte y duro. Pero Caracas aún continúa construyendo sus relaciones con Teherán, ya están apareciendo franquicias iraníes en Venezuela. Entonces Venezuela calculó todos los riesgos.

– ¿Está Venezuela balanceando con éxito entre China, Estados Unidos e Irán en un intento por salvar su posición actual?

Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas y económicas con China. Y esto a pesar de que Washington critica a Pekín de todas las formas posibles, llamándolo su enemigo. Pero Estados Unidos necesita a China, es capaz de cubrir sus necesidades de producción. Al mismo tiempo, China ha ayudado seriamente a Venezuela durante los últimos 20 años.

– ¿Qué consecuencias negativas pueden esperar a China e Irán de continuar la cooperación con Caracas?

China e Irán están constantemente buscando nuevos mercados, esto es más importante para ellos que pensar sobre el descontento de Estados Unidos. El mundo está cambiando, la sociedad necesita comunicación y el establecimiento de nuevos y nuevos lazos, cooperación, intercambio. Estados Unidos establece equilibrio en las regiones donde va, porque van a estas regiones para perseguir sus propios objetivos y resolver sus propios problemas. Por alguna razón, Estados Unidos tiene derecho a todo, mientras que otros no. Pero todos los países de América Latina tienen derecho a ser respetados.

– ¿Qué ofrece Caracas a quienes quieran colaborar con él?

Para China e Irán, Venezuela es muy importante. Geopolíticamente también. Siempre tuvo un gran peso en la región, creó organizaciones internacionales como UNASUR, CELAC. A China e Irán, como a muchos otros países del mundo, como Rusia y Oriente Medio, no les gustan las intenciones de Estados Unidos de controlar absolutamente todas las relaciones mundiales, incluido en el plano comercial. Por lo tanto, apoyan a los que se atreven a oponerse a esta política estadounidense para mantener un cierto equilibrio en las relaciones mundiales. China e Irán buscan este equilibrio en Venezuela, y Venezuela está buscando nuevos mercados. Y estos dos países pueden dar a Venezuela mucho más de lo que Estados Unidos dio en los años de relaciones con Caracas.

– ¿Estados Unidos sigue cooperando con Venezuela de alguna manera?

En Orinoco, donde se ubican los yacimientos de petróleo venezolano en un área de 55.000 kilómetros cuadrados, operan 26 empresas de 22 países. Allí trabajan chinos, cubanos, indios. Pero también los estadounidenses. Allí opera la compañía Petropiar. Fueron ellos quienes se acercaron al presidente Donald Trump para que les permitiera seguir operando en Venezuela. Y para que las relaciones entre países no afecten negativamente las inversiones estadounidenses. Por supuesto, las relaciones diplomáticas se han destruido. Pero hay inversiones muy serias de Estados Unidos. Venezuela espera restablecer las relaciones con Estados Unidos.

– ¿Deberíamos esperar cambios con respecto a Venezuela en un futuro próximo?

Venezuela tiene una gran necesidad de salvar su sector energético. Esto es muy difícil. En el mejor de los casos, Venezuela exportó 1.759 millones de barriles diarios a Estados Unidos, con China los planes eran aún más ambiciosos, se planeaba duplicar esta cifra. Es necesaria la diversificación de la industria. Venezuela produce petróleo desde hace más de 100 años. ¿Qué pasará en los próximos 100 años? El mundo entero comprende perfectamente las reservas que tiene Venezuela, pero en este momento todos esperan la estabilidad del país, incluida la económica. Están esperando garantías. La OPEP necesita fortalecerse. Es necesario invitar a nuevos países a la OPEP. Es de interés de todos.

Venezuela mira hacia los mercados prometedores de China e Irán. En Irán viven 75 millones de personas, en China 1.355 millones de personas. Son mercados muy prometedores que necesitan combustible. Y ahora, en estas condiciones, construir nuevas relaciones con nuevos compradores de petróleo después de que su sector petrolero estuvo controlado por Estados Unidos durante 100 años no es fácil. Pero nada es imposible. No hay nada que temer. ¿Por qué es posible para otros, pero no para Venezuela?

En colaboración con el Instituto IRTTEK

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

1 thought on “VENEZUELA: EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS ENTRE CHINA, IRÁN Y ESTADOS UNIDOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *