Ante cacerolazo represión en Colombia

@R_AlarconP

Millones de colombianos continúan en las calles protestando por el mal gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque. Sin importar la orden de “toque de queda” autorizada por el mandatario en la alocución del día 22 de noviembre en la capital, Bogotá.

“Nos cansamos de que nos maten poco a poco con las múltiples violencias generadas por el Estado, así que esta noche continúo con la cacerola” así lo expreso Estefanía Rodriguez cuando caminaba desde el norte de la ciudad hacia su casa ubicada en el sur de Bogotá.

“Nos cansamos de que nos maten poco a poco con las múltiples violencias generadas por el Estado, así que esta noche continúo con la cacerola”

La voz y la decisión de Estefanía Rodriguez este es la misma de cientos de colombianos que siguen en las calles desafiando el toque de queda. Esa resistencia pacífica tiene temblando al gobierno, y como no es de dudar, la respuesta a la exigencia de un pueblo de una solución política al conflicto social y armado de este país, es la represión, la aplicación del toque de queda, y por su acaso, declarar Estado de Conmoción.

Es la forma de actuar de los gobiernos ultra capitalista, como el colombiano que sigue el libreto aplicado en Bolivia y Chile. Se les hace fácil legalizar la guerra, ir matando a su propio pueblo que pide pacíficamente sentarse a dialogar.

Para los amos de la guerra, ver las tanquetas militares por las calles de las zonas más vulnerables de Colombia, es el mejor panorama. Infundir el terror y con ello el miedo a la sociedad, su objetivo principal. El mismo miedo que han mantenido no solo militarmente con las miles de masacres, detenciones arbitrarias, torturas, asesinatos selectivos, daños colaterales producto de los bombardeos, y el uso desmedido y desproporcionado de la fuerza.

Resultado de imagen para tanquetas del esmad en kennedy bogota

Reinan los falsos positivos en el gobierno de Duque

La licencia para matar antes se realizaba en caseríos como Santo Domingo, en Tame Arauca, donde la Fuerza Áerea bombardeo a la comunidad y masacro a 17 personas, entre ellos niños, dejando 27 personas heridas el 13 de diciembre de 1998. Por este caso, la Corte condenó al piloto y copiloto César Romero Padilla, y Johan Jiménez Valencia, por el lanzamiento de una bomba tipo clúter, compuesta por seis bombas de fragmentación, desde un helicóptero UH-1H de matrícula FAC-4407; “eran conscientes de que en ese lugar existían civiles” aseguro la Sala Penal.

Esa misma licencia sigue vigente en el mandato de Iván Duque, recordemos la masacre más reciente por parte de la Fuerzas Militares ocurrió el 30 de agosto en San Vicente del Caguán, en el departamento de Caquetá, donde según el senador Roy Barrera fueron asesinados 7 niños entre edades de 12 a 17 años. Cifras que no corresponden a los testigos directos de la comunidad, que señalan el asesinato de 18 niños, esto bajo la orden de Iván Duque y su ministro Guillermo Botero con la excusa de bombardear un campamento de disidencias de las Farc.

Con estos hechos, qué bueno puede esperar los habitantes de Kennedy, Bosa y Bogotá, donde hoy recorren las tanquetas de guerra presuntamente para controlar el orden público ante las contundentes manifestaciones de rechazo no solo al paquetazo del actual gobierno, sino al sistemático incumplimiento del Acuerdo de Paz con las Farc, el asesinato sistemático a líderes sociales, campesinos, indígenas y, a todas las personas que vayan en contra de sus políticas.

Toque de queda en Bogotá
Foto diario El Tiempo

Son más de cuatro mil militares que recorren las calles de Bogotá en el toque de queda presuntamente para parar el “vandalismo” Si bien es cierto que se han presentado actos de saqueos en el comercio; robos en el Transmilenio (servicio público de transporte) y quemas. Pero lo curioso de este caso, es que la Fuerza Pública “policías” detienen a los “vándalos” y a pocos metros los dejan en libertad, denuncias hechas por la misma población que graba desde sus viviendas estas acciones. Los falsos positivos vuelven a reinar en Colombia, esta vez en el paro nacional que inició el 21 de noviembre

Con este panorama, no es extraño que vuelva a aparecer los carros bombos, los saqueos múltiples, las desapariciones forzadas y demás. Ahora, ¿cómo creer en las autoridades colombianas para esclarecer estos hechos? Si desde el presidente presenta ante organismos internacionales noticias falsas, si el ex ministro Botero fue retirado de su cargo por autorizar el bombardeo de la masacre de los niños en San Vicente del Caguán. El general del Ejército de Colombia no se queda atrás, Nicacio Martínez, según el diario español El País publicó un amplio reportaje en el cual detalla que el actual jefe del Ejército dirigió -entre 2004 y 2006- la Décima Brigada Blindada, cuyos miembros están acusados de ejecutar extrajudicialmente a civiles, masacrar a indígenas y en un caso de violencia sexual.

Mensajes del pueblo colombiano a Iván Duque

En el día dos del paro nacional en Bogotá, se presentan largas caminatas por la falta de transporte público, la gente sale de su trabajo y emprende camino, entre tantos ciudadanos en la calle, Verónica Cruz agitada por las varias horas de camino, dijo lo siguiente: “no me importa caminar varias horas para llegar a mi casa, nos cansamos de tanta mierda, y tanto mal gobierno”

Otro de los mensajes fue: esto nos hacía falta, sé que sufrimos por el transporte, las confrontaciones, pero esto es necesario por el bienestar de todos.

Carteles
Foto diario El Tiempo
Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *