Vie. May 7th, 2021

COLOMBIA Y EL GOLPE DE ABRIL DEL 2002

19 años han trascurrido de aquellos infaustos momentos en que la derecha fascista quiso derrocar al Comandante Presidente Hugo Chávez, a través de un golpe de Estado. 19 años después comprobado está que el diseñador y ejecutor del mismo había sido el gobierno supremacista de George Bush. 19 años tienen diseñando y poniendo en marcha las más diversas formas de desestabilización de la democracia participativa y protagónica que el pueblo venezolano se ha dado. 19 años tienen  fracasando.

Y es que, aquel heroico 13 de abril del 2002, en que el pueblo y el digno Ejército nacional restituyeron al Presidente Chávez en el poder, está grabado en la mente de los venezolanos como gesta histórica que enaltece su gallardía, su valor y su dignidad.

Y no podía ser de otra manera. El nuestro es un pueblo que ha hecho de su historia un valor supremo. Herederos somos de Bolívar, Sucre, Zamora, y demás Padres Libertadores; Simón Rodríguez sigue dándonos lecciones. Esta herencia política, que está metida en lo más hondo del sentimiento del venezolano, conforma su ethos cultural, y es la razón de su existencia.

Andrés Pastrana, quien, en diversas oportunidades ha sido acusado de haber llegado a la presidencia de Colombia bajo el manto del narcotráfico, en la reunión del Grupo de Río que se celebraba en Costa Rica en esa misma fecha, siguiendo instrucciones de George Bush y José María Aznar se convirtió en el vocero de las directrices de Washington. Creyéndose un adalid de la democracia, planteó, ante ese organismo, el reconocimiento de Pedro Carmona como nuevo jefe del gobierno venezolano. Al interior de su país, la oligarquía colombiana, celebraba con oropel el triunfo del narcotráfico contra la democracia venezolana.

La participación del gobierno de Andrés Pastrana, en el golpe del 11 de abril del 2002, fue el anunció del rol que cumplirían los gobiernos colombianos en los años subsiguientes.

El Plan Colombia ha sido el instrumento a través del cual Estados Unidos profundizó su intervencionismo contra la Patria de Bolívar. Aumentó su presencia y los recursos militares, creando un desequilibro de fuerzas en la región. Estados Unidos puede utilizar y operar, con absoluta libertad, las siete bases militares que posee en territorio neogranadino.

Los gobiernos colombianos de Pastrana, Uribe, Santos y Duque han convertido a la Patria de Jorge Eliecer Gaitán y Camilo Torres, “en el vecino más incómodo del mundo”.

Pese a todo ese macabro plan; Nosotros Venceremos!!!

Hugo Cabezas Bracamonte / @HugoCabezas78

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *