Cuatro masacres en menos de una semana por grupos para militares en Colombia.

12 masacres en Norte de Santander en los 23 meses de gobierno del presidente Iván Duque: Wilfredo Cañizares.

La paz de este país está lejos de alcanzarse, el incremento de asesinatos a pobladores y defensores de derechos humanos en manos de los grupos paramilitares, es el pan de cada día. En menos de una semana hubo cuatro masacres, dos en el departamento de Córdoba, las otras dos en Norte de Santander.

La primera masacre se registró el 24 de julio en Córdoba por el grupo paramilitar “Los Caparros”, quienes asesinaron a tres personas, dos adultos y un niño en la vereda La Cabaña ubicada en el municipio San José de Uré; todos familiares del concejal municipal Manuel López.

Solo pasaron cinco días (29 de julio) para que el grupo paramilitar el Clan del Golfo, asesinara a tres personas, dos menores de 18 años y un adulto, en la vía entre San José de Uré y Montelíbano, según porque transitaban zona prohibida y controlada por las Autodefensas Gaitanistas.

Estos hechos de violencia, también fueron replicados en el departamento Norte de Santander por el grupo paramilitar “Los Rastrojos”, muy conocidos por haber escoltado al opositor Juan Guaidó cuando pasaba la frontera entre Colombia y Venezuela.

El pasado 18 de julio, “Los Rastrojos” asesinaron a 8 personas entre las veredas de Totumito y Carboneras en la vía terciaria que lleva a Campo Dos en el municipio de Tibú, integrantes de la Junta de Acción Comunal de la vereda Totumito.

El 29 de julio “Los Rastrojos” asesinaron a cuatro personas, las cuales fueron halladas en el sector El Paraíso, ubicado en la vereda Campo Alegre, en la capital nortesantandereana, luego de que fueran citadas por este grupo en Puerto Santander, donde tienen control absoluto.

Con estas masacres, el mensaje de los grupos paramilitares es claro para los pobladores, se van o les “mochamos las cabezas” como le dijeron “Los Caparros” tras asesinar a tres personas.

El desplazamiento no se hizo esperar, un total de 116 familias conformadas por 275 personas de la vereda La Cabaña huyeron ante las amenazas de muerte, resguardándose en el polideportivo San José de Uré.

Mientras tanto, en Tibú 450 familias fueron desplazadas ante la masacre de los 8 miembros de la Junta de Acción Comunal.  

Las denuncias de estas masacres y desplazamientos se conocen debido al trabajo que vienen realizando organizaciones sociales en defensa de los derechos humanos, el medio ambiente y líderes sociales, como lo es Cordobexia en Córdoba, y la ONG Progresar bajo la dirección de Wilfredo Cañizares, en Norte de Santander.

Para Cañizares de los 23 meses de gobierno del presidente Iván Duque se han registrado en Norte de Santander 12 masacres con 51 personas asesinadas; 22 líderes sociales asesinados; 866 personas asesinadas con arma de fuego, y 41.711 hectáreas de hoja de coca. Cifras que como él dice, hay que darlas señor presidente.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *