Dom. Jul 25th, 2021

El Grupo de Puebla y el Manifiesto de 33 puntos

“No importa que el gato sea blanco o negro; mientras pueda cazar ratones es un buen gato”

 Deng  Xiaoping1

Por: Aníbal Montes de Oca

El 18 de febrero de 2021 el Grupo de Puebla2 publicó un manifiesto de 33 puntos3, para la construcción de un proyecto político colectivo y alternativo al modelo neoliberal en América Latina y el Caribe.

El Manifiesto no asume impulsar cambios políticos, ni culturales en la ruta de un mundo poscapitalista; esa labor, sabemos, le corresponde a los movimientos y partidos de la izquierda revolucionaria, quienes deberían continuar interactuando con los progresistas en diálogo y cooperación crítica.

Hay que reiterar que cuando se trata de políticas de emergencia para salvar vidas de las garras de la pandemia del Covid-19, de pobreza extrema, la persecución violenta y la discriminación, es necesario el diálogo y las alianzas entre los Pueblos y los movimientos populares con los movimientos políticos progresistas y las izquierdas.

 El Grupo de Puebla en sus 3 años de vida se ha afianzado, respaldado en la trayectoria de los partidos, movimientos y líderes que lo conforman y promete ser pensamiento y acción política para un mejor futuro de NUESTRA AMÉRICA.

El manifiesto está expuesto para continuarlo construyendo colectivamente, y para ser desarrollado adecuándolo a cada país, así lo expresan el texto y sus líderes, eso es una buena señal, porque abre las puertas al diálogo con los movimientos populares, ese diálogo indispensable, fue poco ejercido por los partidos y los gobiernos democratizadores y soberanistas del periodo 2000-2014. 

Es de alto valor para la lucha por consolidar a NUESTRA AMERICA como zona de paz, el respaldo expresado a Cuba, Nicaragua y Venezuela, para construir salidas a las agresiones del gobierno de los Estados Unidos.

En consonancia los principales líderes de la izquierda revolucionaria, en particular el Partido Comunista de Cuba, el PSUV de Venezuela y el Foro de Sao Pablo, han acogido con beneplácito este proyecto progresista, manifestando su disposición a la cooperación mutua.

El manifiesto  expresa una visión y un camino para avanzar hacia democracias participativas y radicales, la integración soberana de Latinoamérica y el Caribe, y en un modelo solidario de desarrollo, que plasme políticas públicas, alternativas a la voracidad del capital transnacional.

Versión abreviada del manifiesto de 33 puntos  

Avanzar hacia democracias participativas y radicales. Reimpulsar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC, propender por la democratización de la ONU, por orden internacional más simétrico, justo y multipolar.

Propender por estatuir la ciudadanía Latinoamericana y caribeña

Refinanciar la deuda externa; frenar las imposiciones del FMI, el BM y la OMC. Constituir un propio sistema financiero de fomento; adquirir financiación de los Fondos BRICS y asiáticos.

Justicia fiscal, impuestos directos y progresivos a los Grandes Ingresos y patrimonios, eliminación de exenciones a la gran empresa y la penalización de la evasión tributaria. Combate efectivo contra la corrupción política.

Renta Básica Solidaria (RBS) temporal. Restablecer los sistemas de salud y educación pública. Elevar el presupuesto destinado al conocimiento científico y tecnológico, para innovar en Biotecnología, farmacología, informática y/o otras áreas.

Superar el extractivismo; reindustrializar, desarrollar cadenas de valor social, fortaleciendo las PYMES; cuidar el medio ambiente y la ecología; construir una plataforma energética alternativa. Realizar un plan de reforma rural integral.

Combatir la guerra híbrida y jurídica (Law Fare) que los Estados Unidos impone a la Región.

Lucha contra el patriarcado y todo tipo de discriminación por raza, género o situación social.

Proteger de la represión policial y militar a los movimientos sociales.

Democratizar la comunicación, para  garantizar el acceso a las redes y medios.

Los faltantes del manifiesto

Definir política para los Pueblos Indígenas y las Comunidades Afros y campesinas  que establezca el derecho a permanecer  y gobernar sus tierras y territorios.

Respaldar la solución política del conflicto para Colombia, que continúa en guerra y es punta de lanza de la OTAN en la región.

Presentar una  propuesta alternativa para superar el narcotráfico, que reemplace la nefasta guerra contra las drogas que ocasiona elevados costos y daños a nuestros pueblos. 

  1.  Deng Xiaoping (1904-1997), Líder del partido Comunista Chino. Pronunció en 1978: ““No importa que el gato sea blanco o negro; mientras pueda cazar ratones es un buen gato”,  para referirse a que el Socialismo no es incompatible con la economía de mercado. Lo cual sigue siendo controversial.   https://www.ecured.cu/Deng_Xiaoping

Deja un comentario