Vie. Dic 3rd, 2021

Pablo Sánchez viajó con la promesa de recibir asilo en Estados Unidos y murió en las celdas de un centro de reclusión para inmigrantes (Foto: Reuters)

Muere venezolano esperando salir de centro de detención de migrantes en EEUU

Pablo Manuel Sánchez Gotopo, venezolano de Falcón que fue captado por traficantes de personas bajo la promesa de ingresar a Estados Unidos por la frontera con México, murió de covid-19 esperando que el Servicio de Inmigración y Cumplimiento de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) le otorgara el asilo que estaba solicitando.

Él fue una de las personas que se encontraban en el grupo de venezolanos que, en mayo, cruzó ilegalmente la frontera por el Río Bravo y que recibió una amplia cobertura de medios de comunicación, retratando a las autoridades migratorias estadounidenses como dispuestas a dar atenciones especiales a los migrantes.

El 11 de agosto, refiere La Tabla en su cuenta en Twitter, Pablo Sánchez, quien había enfermado mientras estuvo recluído, fue trasladado a una Unidad de Cuidados Intensivos e intubado. “Todo el tiempo estuvo esposado a la camilla y con custodios. El 25 de septiembre fue transferido de emergencia al hospital Merit Health River Oaks, en Flowood, Mississippi”, dice el medio.

El 1 de octubre, Pablo falleció de insuficiencia respiratoria y renal aguda, anemia y covid-19, según el informe del ICE. Desde hace varios meses se viene registrando un peligroso brote de coronavirus en los centros de detención del ICE. En abril, habían 1 mil 78 inmigrantes contagiados de los 15 mil 344 detenidos en todo el país.

Los familiares de Sánchez denunciaron que hubo incumplimiento de los estándares legales de detención internacional. Sus restos físicos están en el Servicio Funerario Mississippi a la espera de que la familia pueda recolectar el dinero para cubrir los gastos fúnebres, puesto que el Gobierno de EEUU no se hará cargo.

En Venezuela ha ido tomando fuerza una mafia de tráfico de personas llamadas “coyotes”, que operan desde el estado Zulia y cobran miles de dólares para llevar gente hasta la frontera de Estados Unidos, usando la ruta Bogotá (Colombia) – Ciudad de México – Monterrey (México) – El Paso (EEUU). Entre las falsas promesas que se le hace a las víctimas, está la de que en menos de un mes saldrán de la reclusión en los instituciones de migración.

Publicado por Misión Verdad.

Deja un comentario