• octubre 4, 2022 9:03 pm

Las 72 propiedades de los Uribe que el país no conocía

PorColumna de opinión

Feb 6, 2022

La familia del expresidente Álvaro Uribe ha acumulado tanta tierra como la extensión de Itagüí, uno de los municipios más densamente poblados de Colombia. Vorágine encontró 72 de sus bienes, pero aún falta tierra por contar. Investigación Vorágine #LasTierrasDeLosUribe (primera parte).

Además de ser el hombre más poderoso de Colombia, Álvaro Uribe Vélez es uno de los mayores terratenientes y acumuladores de tierras del país. Muy contadas personas se podrían dar el lujo de poseer más hectáreas que la extensión de un municipio como Itagüí, o que la superficie de Sabaneta, en Antioquia. El poder también se mide en haciendas, fincas, lotes, apartamentos, conjuntos residenciales y negocios inmobiliarios. 

Vorágine encontró 72 matrículas de bienes que están a nombre de Álvaro Uribe Vélez, su esposa Lina Moreno de Uribe, y sus hijos Tomás y Jerónimo Uribe. Siete de los inmuebles registran como dueño a la empresa Área Proyectos Inmobiliarios S.A., que pertenece a los hijos del expresidente. La cantidad de propiedades de Uribe y su círculo cercano no se conocía hasta ahora, al menos no en esta dimensión. En lo que hoy revela Vorágine no entran los inmuebles cuya titularidad está en manos de un puñado de otras empresas a través de las cuales esta familia hace negocios, lo que predice que los Uribe son dueños inclusive de más tierras en Colombia.   

Si se sumara la extensión de las 72 propiedades a nombre de esta poderosa familia el resultado daría un total de 2.100 hectáreas, esto es, 21 kilómetros cuadrados. Itagüí, uno de los municipios más densamente poblados del país, cuenta con 21,09 kilómetros cuadrados, tan solo unos cuantos metros cuadrados más que las tierras a nombre de Uribe, su esposa y sus dos hijos. La diferencia es que en el municipio del sur del Valle de Aburrá conviven 280.000 personas y no cuatro. 

Las tierras de los Uribe también miden más que Sabaneta, municipio que tiene 15 kilómetros cuadrados, que se reparten entre 43.000 habitantes. Los Uribe tienen en su haber 5 kilómetros cuadrados más de tierras y de bienes que las personas que viven en este municipio que colinda con Envigado.

¿Dónde están ubicadas estas tierras y cuándo las compraron? Once de los 72 bienes de la familia están localizados en Antioquia y 54 están en Córdoba, departamento donde el expresidente tiene su hacienda El Ubérrimo, una propiedad que ha ido extendiendo sus dominios en las últimas décadas a paso de tortuga, a punta de compras de pequeños terrenos a terceros. 

Seis predios del total están en Cundinamarca y uno en Bogotá. Pese a que en Antioquia están solo once inmuebles de los 72, es en este departamento donde está la mitad de la tierra: 1.066 hectáreas. 

El Ubérrimo, en Córdoba, es un caso aparte. Esta hacienda, donde el expresidente Uribe pasó 67 días de detención domiciliaria por el proceso que la Corte Suprema de Justicia le sigue por manipulación de testigos y fraude procesal, tiene unas 1.500 hectáreas, según el mismo dueño dijo en una entrevista que le concedió a Blu Radio en el año 2017. El Ubérrimo es casi 10 veces más grande que el Parque Metropolitano Simón Bolívar de Bogotá. Uribe afirmó también que él había llegado a Córdoba desde que tenía 9 años: “Luego nos fuimos más al norte, y cuando mataron a mi papá yo me quedé haciendo la empresa El Ubérrimo, son varios predios, no juntos”, dijo.

En el momento de estas declaraciones se abrió un debate sobre baldíos (terrenos que le pertenecen al Estado y que por ley solo podrían ser adjudicados a comunidades campesinas, afro e indígenas cuyo patrimonio no exceda los 1.000 salarios mínimos) que estarían dentro del gigantesco perímetro de El Ubérrimo. Y en mayo de 2017, la Contraloría General pidió investigar a El Ubérrimo por presunta acumulación irregular de baldíos. El ente de control solicitó a la Agencia Nacional de Tierras que adelantara acciones judiciales para “anular las ventas de este tipo de predios  en aquellos casos en que se verifique acumulación indebida o enajenaciones efectuadas sin el lleno de los requisitos legales”.

Las investigaciones no llegaron a ningún puerto. En su momento el expresidente Uribe se defendió diciendo que 103 hectáreas que hacían parte de El Ubérrimo fueron adjudicadas a terceros antes de 1994 y que fue después que fueron compradas por su familia. “Las compras son legales y no constituyen acumulación ilegal de baldíos por cuanto fueron adquiridas posterior a la Ley 160 de 1994”, ha asegurado desde entonces. 

En septiembre de 2020, Vorágine encontró al menos un terreno baldío que fue apropiado y usufructuado por más de siete años por Lina Moreno de Uribe, representante legal de la empresa El Ubérrimo S.A.S. En la investigación (puedes leerla aquí) encontramos que la exprimera dama había adelantado acciones legales para quedarse con un predio de 3.400 metros cuadrados. Sin embargo, sus intenciones se vieron frustradas cuando la registradora seccional de Instrumentos Públicos de Cereté (Córdoba), María Stella García Pineda, conceptuó que la acción de Lina Moreno no tenía sustento en cuanto el lote tenía una falsa tradición y, en efecto, era un baldío. 

Tomás y Jerónimo: por la senda de sus padres 

Lo que se hereda no se hurta, dice el adagio popular. Los hermanos Tomás y Jerónimo Uribe Moreno están detrás de un multimillonario negocio inmobiliario. Se trata de La Haus, una compañía que compra y vende viviendas en Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. Al parecer, lo revolucionario de su propuesta es que echaron mano de herramientas digitales para alojar su negocio, pero esto ya lo habían hecho otras compañías en el continente. 

La startup, como se denomina a este tipo de empresas, no es tan nueva como muchos suponen; de hecho, en su propia página web explican que todo comenzó en 2012, cuando Tomás Uribe se unió con el empresario mexicano Rodrigo Sánchez-Ríos para “hacer un proyecto de desarrollo inmobiliario tradicional de plazas comerciales y residenciales para segmentos medios en Colombia”. Más tarde, en diciembre de 2016, lanzaron la plataforma tecnológica de La Haus. Nuestros colegas de Diario Criterio encontraron datos de este negocio que habían pasado desapercibidos hasta ahora, por ejemplo: la compañía no fue registrada en Colombia sino en el estado de Delaware (un diminuto estado de Estados Unidos que es un paraíso fiscal y tiene más empresas que ciudadanos), hoy cuenta con inversiones por 135 millones de dólares y al final de 2021 tenían proyectado realizar transacciones por mil millones de dólares. 

Fueron medios económicos como La República, Forbes y Bloomberg los que en sus portadas registraron como grandes noticias que en La Haus hubiesen aterrizado inversionistas de la talla de Jeff Bezos, propietario de Amazon; Gabriel Gilinski, miembro del grupo Gilinski y dueño, entre otros, de Publicaciones Semana; Maluma, el cantante de reguetón, y Simón Borrero, cofundador y CEO de Rappi, el gigante de los domicilios en América Latina. Según las indagaciones de Vorágine, La Haus no registra propiedades en Colombia.

Lo que sí encontramos fueron seis propiedades a nombre de Tomás y Jerónimo Uribe que suman más de 92 hectáreas, unos 920.000 metros cuadrados de tierra. 

El primero es un lote rural ubicado en Montería, Córdoba, que según la matrícula inmobiliaria tiene 16 hectáreas y 5.722 metros cuadrados y fue puesto a nombre de los hijos de Uribe el 23 de agosto de 1988, cuando Tomás tenía siete años y Jerónimo solo tenía cinco. Los dueños anteriores eran Heliodoro José Gómez Mora e Igduara Oyola de Gómez. 

En la investigación también aparecen tres lotes a nombre de los hermanos Uribe Moreno ubicados en San Carlos, Córdoba. Todos fueron comprados entre junio y agosto de 2005, cuando su padre todavía era presidente de la República, y suman 69 hectáreas más 11.547 metros cuadrados, un espacio en el que cabrían algo así como 105 canchas de fútbol. 

Finalmente, el menor de los hijos del expresidente, Jerónimo, aparece como propietario de dos lotes en la vereda El Uchuval del municipio de La Ceja, Antioquia. Los lotes fueron comprados el 14 de noviembre de 2013, son vecinos de un terreno que está a nombre de su mamá, Lina Moreno, y tienen 29.276 metros cuadrados y 30.706 metros cuadrados, casi 6 hectáreas de tierra. 

¿Cuándo las compraron?

Las 72 propiedades de los Uribe Moreno fueron adquiridas en un periodo muy amplio de tiempo, entre 1978 y 2019, pero hubo unos años mucho más fructíferos que otros para la compra de tierra: 1982, 1983, 2012 y 2013. Los dos primeros años coinciden con la salida de Álvaro Uribe de la Alcaldía de Medellín, en la que estuvo solo cuatro meses tras haber sido nombrado por el entonces presidente Belisario Betancurt. Los dos últimos, con uno de los periodos de mayor expansión de Agropecuaria El Ubérrimo S.A.S. De hecho, fue en 2013 cuando se realizó la compra del terreno más grande que aparece registrado a nombre de la inmensa hacienda de los Uribe Vélez: el 27 de febrero de ese año la señora Cecilia Pardo de Jiménez le vendió al Ubérrimo un lote de 100 hectáreas ubicado en la vereda Los Venados, de Cereté (Córdoba). 

Doce de los 72 bienes, además, fueron adquiridos mientras Uribe Vélez fue presidente de la República, entre agosto de 2002 y agosto de 2010. Cinco de esas doce propiedades sirvieron para agrandar aún más la extensión de El Ubérrimo y están ubicadas en los municipios de Montería, San Carlos y Ciénaga de Oro; cuatro están a nombre de Lina Moreno de Uribe y otras personas y se encuentran en Medellín, y tres pertenecen a Tomás y Jerónimo Uribe. 

Los principales vendedores

Un nombre se repite varias veces en la lista de las 72 propiedades de los Uribe Moreno: el del hombre que el 3 de mayo de 1983 le vendió doce propiedades a Lina Moreno de Uribe, todas ubicadas en Montería y que suman más de 780.000 metros cuadrados. 

Se trata de Alfonso Spath Spath, un empresario, ganadero y político liberal que fue alcalde del municipio de Cereté en dos ocasiones (1988 y 1992). Spath Spath es el patriarca de un clan político que durante muchos años tuvo un enorme poder en el departamento de Córdoba y fue el padre de Carlos Alfonso Spath García, ganadero y empresario que el 12 de octubre de 2018 fue capturado por presuntos vínculos con grupos paramilitares a los que, de acuerdo con denuncias que llegaron a la Fiscalía, habría financiado y apoyado. Un día después, Spath García quedó libre. 

Ocho de las propiedades que Spath Spath le vendió a Lina Moreno de Uribe terminaron a nombre de la Promotora Balmoral Montería S.A.S., empresa que se dedica a vender lotes de la “parcelación campestre mejor valorizada de Montería”, según le dijo a Vorágine una asesora comercial de una inmobiliaria. La exprimera dama es quien está detrás del rentable negocio.

Cuando Uribe dejó la Presidencia en 2010, su esposa Lina le dijo a El Tiempo que en adelante se dedicaría a las labores del hogar y a cuidar las matas de su jardín. Sin embargo, la exprimera dama también ha tenido tiempo para mover los negocios inmobiliarios de la familia. En 2017, Cuestión Pública reveló que Moreno de Uribe tenía a su cargo la venta de lotes de este condominio localizado en un predio llamado California, que mide 76 hectáreas y que ofrece a los clientes vivir en una casa campestre estando dentro de la ciudad. 

Dentro de las matrículas analizadas por Vorágine, hay 236.484 metros que pertenecen al proyecto Balmoral de Lina Moreno. Según nos confirmó una asesora inmobiliaria, Balmoral constará de cuatro etapas, la primera de las cuales (150 lotes) ya está totalmente vendida. Un lote de 1.304 metros de la segunda etapa se está vendiendo en 390.000 millones de pesos. Cada etapa en Balmoral tiene portería, piscina, cancha de tenis y de fútbol. 

Lina Moreno de Uribe se ha sabido mover no solo negociando lotes. Vorágine encontró que cuatro de los bienes que posee fueron adquiridos a través de permutas con la Alcaldía de Medellín. Se trata de predios urbanos a los que se hizo Moreno cuando su esposo era presidente de la República. El de mayor extensión tiene 5.452 metros cuadrados. Y el más pequeño cuenta con un área de 1.478 metros cuadrados. La forma en que se hizo esta permuta la contaremos en la próxima entrega de esta investigación #LasTierrasDeLosUribe.

De las 72 propiedades, a nombre del expresidente Uribe figuran catorce: cuatro en San Carlos, Córdoba; ocho en Montería; y dos en Maceo, Antioquia. Estos últimos terrenos tienen un pasado salpicado de violencia y una historia con muchos cabos sueltos, que todavía no ha sido contada. 

Espere la segunda parte de la investigación #LasTierrasDeLosUribe. 

Además de ser el hombre más poderoso de Colombia, Álvaro Uribe Vélez es uno de los mayores terratenientes y acumuladores de tierras del país. Muy contadas personas se podrían dar el lujo de poseer más hectáreas que la extensión de un municipio como Itagüí, o que la superficie de Sabaneta, en Antioquia. El poder también se mide en haciendas, fincas, lotes, apartamentos, conjuntos residenciales y negocios inmobiliarios. 

Vorágine encontró 72 matrículas de bienes que están a nombre de Álvaro Uribe Vélez, su esposa Lina Moreno de Uribe, y sus hijos Tomás y Jerónimo Uribe. Siete de los inmuebles registran como dueño a la empresa Área Proyectos Inmobiliarios S.A., que pertenece a los hijos del expresidente. La cantidad de propiedades de Uribe y su círculo cercano no se conocía hasta ahora, al menos no en esta dimensión. En lo que hoy revela Vorágine no entran los inmuebles cuya titularidad está en manos de un puñado de otras empresas a través de las cuales esta familia hace negocios, lo que predice que los Uribe son dueños inclusive de más tierras en Colombia.   

Si se sumara la extensión de las 72 propiedades a nombre de esta poderosa familia el resultado daría un total de 2.100 hectáreas, esto es, 21 kilómetros cuadrados. Itagüí, uno de los municipios más densamente poblados del país, cuenta con 21,09 kilómetros cuadrados, tan solo unos cuantos metros cuadrados más que las tierras a nombre de Uribe, su esposa y sus dos hijos. La diferencia es que en el municipio del sur del Valle de Aburrá conviven 280.000 personas y no cuatro. 

Las tierras de los Uribe también miden más que Sabaneta, municipio que tiene 15 kilómetros cuadrados, que se reparten entre 43.000 habitantes. Los Uribe tienen en su haber 5 kilómetros cuadrados más de tierras y de bienes que las personas que viven en este municipio que colinda con Envigado.

¿Dónde están ubicadas estas tierras y cuándo las compraron? Once de los 72 bienes de la familia están localizados en Antioquia y 54 están en Córdoba, departamento donde el expresidente tiene su hacienda El Ubérrimo, una propiedad que ha ido extendiendo sus dominios en las últimas décadas a paso de tortuga, a punta de compras de pequeños terrenos a terceros. 

Seis predios del total están en Cundinamarca y uno en Bogotá. Pese a que en Antioquia están solo once inmuebles de los 72, es en este departamento donde está la mitad de la tierra: 1.066 hectáreas. 

El Ubérrimo, en Córdoba, es un caso aparte. Esta hacienda, donde el expresidente Uribe pasó 67 días de detención domiciliaria por el proceso que la Corte Suprema de Justicia le sigue por manipulación de testigos y fraude procesal, tiene unas 1.500 hectáreas, según el mismo dueño dijo en una entrevista que le concedió a Blu Radio en el año 2017. El Ubérrimo es casi 10 veces más grande que el Parque Metropolitano Simón Bolívar de Bogotá. Uribe afirmó también que él había llegado a Córdoba desde que tenía 9 años: “Luego nos fuimos más al norte, y cuando mataron a mi papá yo me quedé haciendo la empresa El Ubérrimo, son varios predios, no juntos”, dijo.

En el momento de estas declaraciones se abrió un debate sobre baldíos (terrenos que le pertenecen al Estado y que por ley solo podrían ser adjudicados a comunidades campesinas, afro e indígenas cuyo patrimonio no exceda los 1.000 salarios mínimos) que estarían dentro del gigantesco perímetro de El Ubérrimo. Y en mayo de 2017, la Contraloría General pidió investigar a El Ubérrimo por presunta acumulación irregular de baldíos. El ente de control solicitó a la Agencia Nacional de Tierras que adelantara acciones judiciales para “anular las ventas de este tipo de predios  en aquellos casos en que se verifique acumulación indebida o enajenaciones efectuadas sin el lleno de los requisitos legales”.

Las investigaciones no llegaron a ningún puerto. En su momento el expresidente Uribe se defendió diciendo que 103 hectáreas que hacían parte de El Ubérrimo fueron adjudicadas a terceros antes de 1994 y que fue después que fueron compradas por su familia. “Las compras son legales y no constituyen acumulación ilegal de baldíos por cuanto fueron adquiridas posterior a la Ley 160 de 1994”, ha asegurado desde entonces. 

En septiembre de 2020, Vorágine encontró al menos un terreno baldío que fue apropiado y usufructuado por más de siete años por Lina Moreno de Uribe, representante legal de la empresa El Ubérrimo S.A.S. En la investigación (puedes leerla aquí) encontramos que la exprimera dama había adelantado acciones legales para quedarse con un predio de 3.400 metros cuadrados. Sin embargo, sus intenciones se vieron frustradas cuando la registradora seccional de Instrumentos Públicos de Cereté (Córdoba), María Stella García Pineda, conceptuó que la acción de Lina Moreno no tenía sustento en cuanto el lote tenía una falsa tradición y, en efecto, era un baldío. 

Tomás y Jerónimo: por la senda de sus padres 

Lo que se hereda no se hurta, dice el adagio popular. Los hermanos Tomás y Jerónimo Uribe Moreno están detrás de un multimillonario negocio inmobiliario. Se trata de La Haus, una compañía que compra y vende viviendas en Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. Al parecer, lo revolucionario de su propuesta es que echaron mano de herramientas digitales para alojar su negocio, pero esto ya lo habían hecho otras compañías en el continente. 

La startup, como se denomina a este tipo de empresas, no es tan nueva como muchos suponen; de hecho, en su propia página web explican que todo comenzó en 2012, cuando Tomás Uribe se unió con el empresario mexicano Rodrigo Sánchez-Ríos para “hacer un proyecto de desarrollo inmobiliario tradicional de plazas comerciales y residenciales para segmentos medios en Colombia”. Más tarde, en diciembre de 2016, lanzaron la plataforma tecnológica de La Haus. Nuestros colegas de Diario Criterio encontraron datos de este negocio que habían pasado desapercibidos hasta ahora, por ejemplo: la compañía no fue registrada en Colombia sino en el estado de Delaware (un diminuto estado de Estados Unidos que es un paraíso fiscal y tiene más empresas que ciudadanos), hoy cuenta con inversiones por 135 millones de dólares y al final de 2021 tenían proyectado realizar transacciones por mil millones de dólares. 

Fueron medios económicos como La República, Forbes y Bloomberg los que en sus portadas registraron como grandes noticias que en La Haus hubiesen aterrizado inversionistas de la talla de Jeff Bezos, propietario de Amazon; Gabriel Gilinski, miembro del grupo Gilinski y dueño, entre otros, de Publicaciones Semana; Maluma, el cantante de reguetón, y Simón Borrero, cofundador y CEO de Rappi, el gigante de los domicilios en América Latina. Según las indagaciones de Vorágine, La Haus no registra propiedades en Colombia.

Lo que sí encontramos fueron seis propiedades a nombre de Tomás y Jerónimo Uribe que suman más de 92 hectáreas, unos 920.000 metros cuadrados de tierra. 

El primero es un lote rural ubicado en Montería, Córdoba, que según la matrícula inmobiliaria tiene 16 hectáreas y 5.722 metros cuadrados y fue puesto a nombre de los hijos de Uribe el 23 de agosto de 1988, cuando Tomás tenía siete años y Jerónimo solo tenía cinco. Los dueños anteriores eran Heliodoro José Gómez Mora e Igduara Oyola de Gómez. 

En la investigación también aparecen tres lotes a nombre de los hermanos Uribe Moreno ubicados en San Carlos, Córdoba. Todos fueron comprados entre junio y agosto de 2005, cuando su padre todavía era presidente de la República, y suman 69 hectáreas más 11.547 metros cuadrados, un espacio en el que cabrían algo así como 105 canchas de fútbol. 

Finalmente, el menor de los hijos del expresidente, Jerónimo, aparece como propietario de dos lotes en la vereda El Uchuval del municipio de La Ceja, Antioquia. Los lotes fueron comprados el 14 de noviembre de 2013, son vecinos de un terreno que está a nombre de su mamá, Lina Moreno, y tienen 29.276 metros cuadrados y 30.706 metros cuadrados, casi 6 hectáreas de tierra. 

¿Cuándo las compraron?

Las 72 propiedades de los Uribe Moreno fueron adquiridas en un periodo muy amplio de tiempo, entre 1978 y 2019, pero hubo unos años mucho más fructíferos que otros para la compra de tierra: 1982, 1983, 2012 y 2013. Los dos primeros años coinciden con la salida de Álvaro Uribe de la Alcaldía de Medellín, en la que estuvo solo cuatro meses tras haber sido nombrado por el entonces presidente Belisario Betancurt. Los dos últimos, con uno de los periodos de mayor expansión de Agropecuaria El Ubérrimo S.A.S. De hecho, fue en 2013 cuando se realizó la compra del terreno más grande que aparece registrado a nombre de la inmensa hacienda de los Uribe Vélez: el 27 de febrero de ese año la señora Cecilia Pardo de Jiménez le vendió al Ubérrimo un lote de 100 hectáreas ubicado en la vereda Los Venados, de Cereté (Córdoba). 

Doce de los 72 bienes, además, fueron adquiridos mientras Uribe Vélez fue presidente de la República, entre agosto de 2002 y agosto de 2010. Cinco de esas doce propiedades sirvieron para agrandar aún más la extensión de El Ubérrimo y están ubicadas en los municipios de Montería, San Carlos y Ciénaga de Oro; cuatro están a nombre de Lina Moreno de Uribe y otras personas y se encuentran en Medellín, y tres pertenecen a Tomás y Jerónimo Uribe. 

Los principales vendedores

Un nombre se repite varias veces en la lista de las 72 propiedades de los Uribe Moreno: el del hombre que el 3 de mayo de 1983 le vendió doce propiedades a Lina Moreno de Uribe, todas ubicadas en Montería y que suman más de 780.000 metros cuadrados. 

Se trata de Alfonso Spath Spath, un empresario, ganadero y político liberal que fue alcalde del municipio de Cereté en dos ocasiones (1988 y 1992). Spath Spath es el patriarca de un clan político que durante muchos años tuvo un enorme poder en el departamento de Córdoba y fue el padre de Carlos Alfonso Spath García, ganadero y empresario que el 12 de octubre de 2018 fue capturado por presuntos vínculos con grupos paramilitares a los que, de acuerdo con denuncias que llegaron a la Fiscalía, habría financiado y apoyado. Un día después, Spath García quedó libre. 

Ocho de las propiedades que Spath Spath le vendió a Lina Moreno de Uribe terminaron a nombre de la Promotora Balmoral Montería S.A.S., empresa que se dedica a vender lotes de la “parcelación campestre mejor valorizada de Montería”, según le dijo a Vorágine una asesora comercial de una inmobiliaria. La exprimera dama es quien está detrás del rentable negocio.

Cuando Uribe dejó la Presidencia en 2010, su esposa Lina le dijo a El Tiempo que en adelante se dedicaría a las labores del hogar y a cuidar las matas de su jardín. Sin embargo, la exprimera dama también ha tenido tiempo para mover los negocios inmobiliarios de la familia. En 2017, Cuestión Pública reveló que Moreno de Uribe tenía a su cargo la venta de lotes de este condominio localizado en un predio llamado California, que mide 76 hectáreas y que ofrece a los clientes vivir en una casa campestre estando dentro de la ciudad. 

Dentro de las matrículas analizadas por Vorágine, hay 236.484 metros que pertenecen al proyecto Balmoral de Lina Moreno. Según nos confirmó una asesora inmobiliaria, Balmoral constará de cuatro etapas, la primera de las cuales (150 lotes) ya está totalmente vendida. Un lote de 1.304 metros de la segunda etapa se está vendiendo en 390.000 millones de pesos. Cada etapa en Balmoral tiene portería, piscina, cancha de tenis y de fútbol. 

Lina Moreno de Uribe se ha sabido mover no solo negociando lotes. Vorágine encontró que cuatro de los bienes que posee fueron adquiridos a través de permutas con la Alcaldía de Medellín. Se trata de predios urbanos a los que se hizo Moreno cuando su esposo era presidente de la República. El de mayor extensión tiene 5.452 metros cuadrados. Y el más pequeño cuenta con un área de 1.478 metros cuadrados. La forma en que se hizo esta permuta la contaremos en la próxima entrega de esta investigación #LasTierrasDeLosUribe.

De las 72 propiedades, a nombre del expresidente Uribe figuran catorce: cuatro en San Carlos, Córdoba; ocho en Montería; y dos en Maceo, Antioquia. Estos últimos terrenos tienen un pasado salpicado de violencia y una historia con muchos cabos sueltos, que todavía no ha sido contada. 

Espere la segunda parte de la investigación #LasTierrasDeLosUribe. 

Publicado en La Voragine, periodismo contra corriente.

Columna de opinión

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de www.alcarajo.org

Deja un comentario