• mayo 18, 2022 3:01 pm

El bloqueo comercial, financiero y sancionatorio es una medida desajustada frente a la prudencia del derecho internacional y en medio de esté representa un arma de guerra no convencional.

Asistimos a un mundillo híbrido no convencional de mucha astucia para generar conflictos y guerras de cuartas o quintas generaciones. Ahora los conflictos aparte de televisados son teledirigidos, manipulados, abiertos al caos mundial.

Maniobrando fueron cambiando el mundo Oriental por este desajustado Occidental. Los cuales por más apartados que pareciesen todas sus consecuencias una tras otra se hace sentir en todo el planeta. Estamos frente a una obra maestra enmarcada en el desastre hecho por los Estados Unidos y la OTAN.

Este reiterado dominio traspasado por las treinta naciones de la OTAN las cuales con solo cotizar abren cada año un nuevo pedido de guerra haciéndolo efectivo tras su aporte de cuatro por ciento proveniente de sus presupuestos nacionales con los cuales mantienen una figura permanente de conflictos. Consideran que allí tienen un excedente control sobre otros que se esfuerzan en mantener una mínima manera de convivencia.

Nunca han negado lo que son: guerreristas y como tal mantienen como normal su modelo.  Así lo han practicado en contra de la India en la II Guerra Mundial, haciendo lo mismo en contra de países africanos, árabes, latinoamericanos y caribeños, contra cada uno al momento de su dominación. Por eso los bloqueos comerciales—financieros entran en lo que Estados Unidos ha considerado su derecho internacional.

Para estas medidas fuera de su territorio se han puesto de acuerdo con los países de su esfera —Canadá y Europa— aplicación severas medidas contra países que frente a sus amenazas y poderíos militares son más que débiles.

Los poderosos como siempre se han puesto de acuerdo y han copiado recetas con reglamentos para aplicarlos en contra de cualquiera que ellos consideren que lesione sus intereses, es así de sencillo.

Crear conflictos inmediatamente es forjar nuevos negocios bajo esa presión televisada de movimientos, ensayos, tropas, estruendosas movilizaciones en contra de quienes consideren sus enemigos.

Recientemente en Colombia hasta un submarino atómico utilizaron en ejercicios conjuntos con EE. UU. Maniobras ejercicios navales con el objetivo de presionar a su vecino Venezuela. Todo esto no es otra cosa que actuar en contra de la estabilidad de una región, al igual que la visita de Jair Bolsonaro a la Federación Rusa pidiendo el adelanto de su submarino atómico encargado a esa nación. Es un tipo de arma no convencional, sobre todo al debelarse planes militares igualmente en contra de Venezuela. Es una guerra híbrida de cuarta y quinta generación, andan tras la justificación de un bloqueo comercial y financiero. Controlan redes, sistemas y con eso controlan el mundo.

Ese proceso aplicado por Estados Unidos para ejercer un bloqueo comercial y financiero ha sido ampliamente desarrollado a través de sanciones, líneas imaginarias, intransitabilidad sobre paralelos, por aquí pasas, por aquí no. Es la generación de un bloqueo comercial y financiero. Más el secuestro de ciudadanos en cualquier región del mundo y la decisión de congelamiento de sus reservas, activos y sobre todo el corte en suministro de importante materia prima que desarrolle ese país.

Por eso, el caso venezolano, ha sido golpeado en sus principales importaciones y activos, equipos, materia prima, diluentes para la industria petrolera donde hicieron un lobby con empresas que controlaban sus envíos advirtiéndoles que sus contratos les serían bloqueados en otros países. Para esto, secuestraron barcos, remataron sus productos y a nadie entregaron cuentas.

Este es el comienzo de todos los inconvenientes internacionales tras el rompimiento de licitaciones con empresas ya contratadas obligándolas a abstenerse o someterse a problemas jurídicos, demandas y embargos. Una vez sometidos empresarios e impidiéndoles cualquier transacción, ponían cercos para que ese bloqueo comercial y financiero fuese efectivo.

Por eso, contratos, firmas y acuerdos generados tras el royalty petrolero de las empresas creadas con el fin de ser los dueños del comercio generado tras las inmensas cantidades de recursos obtenidos en Venezuela fueron impuestas como un modelo tras la explotación de la industria petrolera por parte de las transnacionales petroleras.

Así trajeron y financiaron empresas creando con esto su modelo: camiones Mack de Venezuela, scouts de Venezuela, Universidad Católica de Caracas, Banco Mercantil y Agrícola, Pandock, Hotel Hilton, Westinghouse, General Electric, aseguradoras y cientos de nuevas marcas que trajeron e impusieron, desde máquinas de coser hasta aires acondicionados, neveras, lavadoras, cocinas, creando con esto una economía de puerto ordenada desde Estados Unidos.

Por eso cuando dieron la orden del bloqueo paralizaron todo el país. Lo amarrado en contratos, servicios, asesorías, negocios, intercambios, contrataciones, todo sirvió para la generación de procesos aplicados al bloqueo técnico, comercial y financiero. Cuando quieren deshacerse de un país simplemente con un botón impiden sus negociaciones, congelan cuentas, roban y paralizan.

Pero como de comercio se trata y las empresas mantienen contratos en otros países incluso más importantes y jugosos, entonces se les impidió, cualquier tipo de acuerdo, y sino obedecían, también irían en contra de ellas.

Para el manejo de información, y los bloqueos para los países de América Latina y el Caribe, introdujeron elementos que lograron inmiscuir a funcionarios del gobierno en problemas relacionados con el narcotráfico, terrorismo, tiranías, redes de prostitución, (incluyendo la pornografía infantil) llegando incluso al tema del medio ambiente. Mientas, para los países árabes, el tema escogido fue el religioso: Al-Qaeda, el Califato los cuales utilizan y atacan al mismo tiempo.

Pero en el caso de Ucrania el problema es el resurgimiento de los grupos neonazis y con el fascismo la creación de un nuevo combatiente. Para cada lado tiene su perfil y forma de sus ejércitos los cuales se van aceptando en medio de sociedades desesperadas, allí van ejecutando su aplicabilidad. Estudian cada caso de debilidades sociales mientras van jugando con sus gentilicios.

Para esto mantienen a sus especialistas sobre todo en países del mundo donde son capaces de rebuscar y exagerar cualquier problema entre tribus, étnico, trivial, limítrofe, religioso, de familias, políticos, culturales, así se explota la guerra mientras se destaca el histórico acuerdo: divide y vencerás.

Miguel Jaimes

Miguel A. Jaimes N. Doctor en Ciencias Gerenciales, Magister Scientiae Políticas, Politólogo y Director en el Diplomado en Geopolítica del Petróleo.

Deja un comentario