Senador Iván Cepeda Foto: El Universal

Valiente

Por: Gloria Arias Nieto

Pocas cosas deprimen más a una sociedad que los odios por decreto, por tradición o conveniencia; son como una camisa de fuerza, que la vida y la muerte nos van anudando hasta asfixiarnos. Por eso cuando alguien dice que es inmoral no hacer cuanto esté al alcance de cada uno por convertir a Colombia en territorio de paz, siento que es una persona de quien yo quisiera aprender.

Así empecé a descubrir a un ser humano resiliente, un filósofo y político lleno de valor incondicional, genuina vocación de paz y equilibrada fortaleza frente a la adversidad. Lo he visto frente a los rostros entristecidos de Caloto, hablando con los pueblos desplazados en Montes de María y los líderes amenazados en el Sinú. Es alguien que no cayó en las trampas de la venganza, cuando el Estado y los paramilitares asesinaron a Manuel Cepeda, su padre, y —por el contrario— resolvió dedicar su propia vida al trabajo por la no violencia y a la defensa de los derechos humanos.

Para muchos, Iván Cepeda es un izquierdista de ceño fruncido y barba errante que cometió la inconcebible osadía de tocar lo intocable y por ello merece calumnias, intimidaciones y juicios en redes y estrados.

Mi visión —y creo que la de medio país— es bien distinta. Siento que es un hombre capaz de ser inflexible ante los poderosos, sereno frente a las injurias y un legítimo defensor de los más vulnerables, abanderado de las víctimas de la violencia estatal, reservado interlocutor de indígenas, ministros, campesinos, guerrilleros, sindicalistas, generales y comunistas.

No pertenezco a su partido, ni acompaño todas sus causas, pero me inspiran respeto los argumentos que no se construyen a partir de la vehemencia sino de las evidencias. Veo en Iván a un tejedor de confianza que mira a los ojos y me enseña lenguajes de paz. Y le he tomado ese afecto insospechado que uno siente cuando descubre el ser humano que está detrás de “la foto de carné”.

Seis años de exilio, amenazas y persecuciones no lo volvieron un hombre irascible ni escéptico. Cada agravio es otro estímulo para seguir trabajando por la erradicación de la violencia, de todas las violencias, y alcanzar la que él llama “la paz total”.

He sido testigo de la forma como reciben a Iván las víctimas de las armas, del olvido y los desplazamientos. Es como si en él llegaran la esperanza y la reivindicación que han aguardado desde siempre. Para cada interlocutor tiene una palabra de dignidad y consideración. No promete milagros; entrega respeto y cercanía.

Ha liderado debates de control político, proyectos de ley y denuncias que han puesto contra la pared a corruptos, paramilitares, invasores de tierras y depredadores del medio ambiente. Ha defendido a quienes son vulnerados en su territorio y en su identidad, y no descansará hasta que se conozcan las causas y los responsables en la muerte sistematizada de los líderes sociales.

Sabe que la polarización destruye y que, si no tendemos puentes con espíritu de conciliación, los dos extremos de la crisis perderán. Por eso lleva más de 20 años siendo mediador, negociador, árbitro y garante.

En un país tan acostumbrado a la guerra, cumplirle al imperativo moral de la paz exige mucho valor, y para llegar a la paz necesariamente hay que pasar por la verdad. Para recorrer el camino, #CepedaValiente no está solo.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *