Mar. Jun 15th, 2021

Marco Papacci es el nuevo presidente de la Asociación Nacional Italia-Cuba.

“La ayuda médica de una pequeña isla socialista a Italia, país del Primer Mundo y aliado de EEUU, fue una gran victoria”

Marco Papacci es el nuevo presidente de la Asociación Nacional Italia-Cuba, que cumple 60 años. En Europa Occidental, muchas de las asociaciones del Movimiento Internacional de Solidaridad con Cuba nacieron a final de los años 80 del siglo XX, incluso en la década de los 90, en el momento en que parecía que iba a caer la Revolución cubana. No es el caso de la Asociación Italia-Cuba, que surgió en 1961, siendo una de las más veteranas asociaciones de amistad con la Isla en el mundo.

«Los primeros núcleos de la futura Asociacion Nacional de Amistad Italia-Cuba -nos explica Papacci- nacieron en el mes de abril del 1961, en la época de la agresión norteamericana a Playa Girón (Bahía de Cochinos), para expresar la solidaridad con el pueblo cubano y su Revolución. En varias ciudades italianas, Milán, Roma, Genova, Torino y Bari hubo manifestaciones de apoyo a Cuba, porque la Revolución de los `Barbudos´ había despertado muchas simpatías en la izquierda italiana, tanto por la forma en que los rebeldes habían tomado el poder como por el halo de romanticismo que la rodeaba. Como la espontaneidad no lleva a ninguna parte, la ayuda del Partido Comunista Italiano en aquel entonces fue decisiva. El partido permitió dar un importante impulso agregativo y organizativo para canalizar la simpatía por Cuba que ya existía en la realidad social italiana, especialmente entre los jóvenes. El objetivo era, ante todo, defender la Revolución Cubana, ya que en Italia, entonces como ahora, siempre ha habido gobiernos subordinados a los dictados de Estados Unidos».

Preguntamos a Marco Papacci por el envío de brigadas médicas a varias zonas de Italia durante esta pandemia, y por el papel de Italia-Cuba, que fue la entidad que propuso esta iniciativa. Nos responde que, «durante la primera oleada de la pandemia de Covid-19, que azotaba el norte de nuestro país, en particular las regiones de Lombardía y Piamonte, la presidenta entonces de nuestra asociación, Irma Dioli, de acuerdo con todo el grupo ejecutivo, escribió una carta al ministro italiano de salud pública, pidiéndole que se pusiera en contacto con las autoridades cubanas para solicitar que la brigada médica Henry Reeve, especializada en epidemias y desastres naturales, viniera a nuestro país. Quienes contestaron, finalmente, este mensaje fueron las autoridades de dos regiones, que se pusieron en contacto con nosotros. Italia-Cuba fue el puente con las autoridades cubanas y el resto es historia. Una llegó a Crema, en Lombardía, y la segunda a Turín, en Piamonte. Es encreíble que un país del Primer mundo fuera ayudado por un país del Tercer Mundo. Una isla socialista, bloqueada por Estados Unidos, ayuda a un país capitalista y estrecho aliado de Estados Unidos. Ha sido una victoria fantástica».

¿Qué hitos destacarías en la historia de Italia-Cuba?, preguntamos también a Papacci. «Después de la caída de los países del bloque socialista, comenzó el período especial en Cuba, con las dificultades que todos conocemos. Desde Italia, enviamos decenas, cientos de contenedores con materiales y productos de primera necesidad. Luego recuerdo las manifestaciones contra el bloqueo estadounidense a Cuba, en las ciudades de Milán y Roma, con varios miles de participantes. No puedo dejar de mencionar la campaña por la liberación del niño Elián González y el inmenso trabajo por la liberación de los Cinco. Pero nuestros éxitos también han sido las numerosas campañas de solidaridad material, con la recaudación de fondos junto con la ONG Medicuba Europa, para diversas instituciones científicas cubanas«, explica.

Cuando le preguntamos por la prensa italiana y su tratamiento del «tema Cuba», sonríe y responde: «Tú sabes exactamente quién dirige la prensa internacional. Cubainformacion ha realizado unos magníficos reportajes sobre el tema. Detrás de las grandes corporaciones de la información, siempre están los Estados Unidos. En Italia pasa lo mismo, si hay un artículo decente sobre la situación cubana, se publican cinco artículos que hablan de ella de forma muy mala para compensar«. Sobre el reflejo mediático de la actividad solidaria de Italia-Cuba, se refiere a la propia «llegada de las Brigadas Médicas, cuando varios periódistas se pusieron en contacto con nosotros y a veces aparecimos en importantes periódicos nacionales. Pero Cuba es un tema de riesgo y el periodista no quiere quemarse demasiado. Por eso,  la mayoría de la veces silencian nuestro trabajo«.

Ahora, explica, la actividad de la Asociación, en el terreno político, está centrada en «la campaña contra el bloqueo, junto con las asociaciones europeas, denominada UNblockCuba, la campaña para la concesión del Premio Nobel de la Paz a la brigada médica cubana Henry Reeve, la campaña por la devolución de la base naval de Guantánamo ocupada ilegalmente por Estados Unidos y la denuncia de la agresión mediática orquestada por Estados Unidos, pagada y financiada por la USAID y la NED en contra de la Revolucion cubana». En cuanto a la parte de solidaridad material, está «la recaudación de fondos para el Instituto Cubano de Vacunas Finlay y la campaña para la compra de medicamentos oncológicos pediátricos que Cuba no puede adquirir por el bloqueo. En un solo año hemos recaudado mas de 80 mil euros ya enviados a Cuba a través de MediCuba Europa», puntualiza Papacci.

Como mensaje final a la audiencia de Cubainformación, indica: «agradecerles el magnífico trabajo que vienen realizando desde hace muchos años. La voz de Cubainformacion es fundamental en un mundo que intenta silenciar no sólo los logros de la Revolución Cubana, sino también los de la Republica Bolivariana de Venezuela y de Nicaragua, y los de tantos otros países que han elegido un camino diferente al que el imperio quiere imponer. Somos miembros de Cubainformacion y estamos orgullosos de haber dado nuestra contribución para apoyar su trabajo en tiempos de dificultad económica. Y, por último, recordar que fuimos solidarios con Cuba en 1961, lo fuimos cuando Cuba se quedó sola tras la caída del Muro de Berlín y en el Periodo especial, lo fuimos durante la terrible presidencia de Trump, lo somos ahora y lo seremos siempre. Somos solidarios con la Cuba de Patria o Muerte, Venceremos».

Deja un comentario