• noviembre 27, 2022 11:41 pm

Arquitectura de la desdolarización: descifrando y el yuan digital

PorColumna de opinión

Nov 3, 2022

Ya hemos dicho que utilizar con frecuencia el dólar estadounidense para «sancionar» a países se ha convertido en un arma de doble filo y ha debilitado el dominio del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional, pues alienta a aquellos que son «sancionados» a intentar formas de eludir el sistema basado en el dólar y construir su propio sistema de pago internacional.

De todos los ejemplos, la acción de desdolarización de China es de las más firmes e importantes. Estimulada por las «sanciones» económicas de Estados Unidos, China busca contrarrestar la hegemonía del dólar estadounidense con distintos mecanismos, entre ellos, el desarrollo de una moneda digital.

La hegemonía del dólar no es inquebrantable 

Los sistemas de pago y liquidación existentes entre empresas y países dependen en gran medida del sistema SWIFT en Estados Unidos, y esta se ha convertido en una herramienta para perpetuar la hegemonía estadounidense. Washington puede hacer esto porque el dólar domina en el sistema monetario internacional.

  • Entre las principales divisas de liquidación del mundo, el dólar estadounidense representa más de 40% del total, mientras que, entre las monedas de reserva del mundo, el dólar representa más de 60%.
  • Las transacciones de las principales materias primas, como el petróleo crudo, el oro y los productos agrícolas, se liquidan principalmente en dólares estadounidenses.

Sin embargo, en los últimos años se ha comprobado que dicha dominancia no es inquebrantable. Uno de los eventos más recientes, el congelamiento de las reservas de divisas y activos en dólares de Rusia por parte de Estados Unidos y la Unión Europea ha contribuido fuertemente a dudar de la seguridad absoluta en el orden financiero global centrado en el dólar estadounidense, lo que a su vez brinda oportunidades a las alternativas que vienen desarrollándose.

En ese sentido, hay que mirar hacia China. El gobierno de ese país tiene tiempo promoviendo la internacionalización de su moneda, renminbi (o RMB, nombre oficial de la moneda china, que usualmente llamamos yuan). Los avances de los últimos diez años son significativos. Según las estadísticas del FMI y el Banco Popular de China, el renminbi se ha convertido en la quinta moneda de pago y liquidación más grande del mundo.

Muchos países del mundo han comenzado a explorar el uso de las monedas digitales (Foto: Archivo)

Muchos países del mundo han comenzado a explorar el uso de las monedas digitales (Foto: Archivo)

China también está aumentando el uso del renminbi digital, tendencia que es global desde la popularización de las criptomonedas. Según un informe publicado por el FMI en febrero de este año, más de 100 países han estado tomando medidas para probar y promover el uso de sistemas de monedas digitales emitidas por bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés), que son una forma digital de la moneda fiduciaria de un país. En lugar de imprimir dinero, el banco central emite monedas o billetes electrónicos respaldados por la plena confianza y crédito del gobierno.

¿Qué es el renminbi digital?

El sitio web China Briefing tiene publicado un artículo con una serie de preguntas y respuestas sobre el renminbi digital. Ahí explica que la moneda (también llamada RMB digital, yuan digital o por su abreviatura en inglés: e-CNY) es una forma digital de moneda de curso legal emitida por el Banco Popular de China. En otras palabras, el renminbi digital es una versión digitalizada de la moneda oficial de China. 

No es comparable con el Bitcoin, puesto que no se trata de una criptomoneda, sino de una CBDC. No es descentralizada ni se ejecuta en cadena de bloques, es una moneda de curso legal emitida por un banco central.

El proyecto comenzó a trabajarse en 2014 y en abril de 2020 se probó e-CNY en un área piloto, que incluía las ciudades chinas de Suzhou, Shenzhen, Xin’an y Chengdú. Ahora son más de 20 ciudades que permiten pagar bienes y servicios utilizando el renminbi digital, entre ellas, Shanghái y Pekín.

La moneda digital es operada por agencias operativas designadas. Actualmente, el número de bancos comerciales tradicionales elegibles para emitir yuanes digitales son siete, a saber, Banco Industrial y Comercial de China, Banco de Agricultura de China, Banco de China, Banco de Construcción de China, Banco de Comunicaciones de China, Banco Postal de Ahorros de China, Banco Mercantil de China. También lo pueden hacer dos bancos en línea: WeChatPay y Alipay.

Para pagar un producto o servicio con yuanes digitales debe instalar una aplicación móvil especial, que es una billetera electrónica. Así lo explica el texto de China Briefing:

«La billetera digital, llamada shuci qienbao en chino, es una billetera en línea con la que puede rastrear y almacenar yuanes digitales. Se accede a través de la aplicación de yuan digital zhenminbi shuci. La aplicación es el principal medio por el cual los usuarios pueden utilizar e-CNY.

«Los usuarios pueden configurar múltiples billeteras digitales dentro de la aplicación y establecer opciones como límites de gastos diarios, aplicaciones y servicios que se pueden pagar con la billetera y vincular varias tarjetas bancarias».

La tarjeta de pago e-CNY tiene una pequeña pantalla digital que muestra el saldo de la cuenta (Foto: Xinhua).

Durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, se lanzó una versión de prueba de la aplicación móvil. Los deportistas y los visitantes, incluídos extranjeros, gastaron más de 2 millones de yuanes digitales por día (aproximadamente 275 mil dólares). En la ceremonia inaugural, los pagos en yuanes digitales superaron a los de Visa, que desde 1986 había sido la única forma de pago en los JJOO además del dinero en efectivo.

El evento fue un pequeño debut de la moneda digital a nivel internacional. Fuera de este episodio, un extranjero puede, en teoría, usar el renminbi digital a través de la aplicación móvil, pero debe estar en alguna de las ciudades piloto y tener cuenta en alguno de los bancos chinos autorizados.

Expansión y desafíos

El uso del yuan digital aumentó 18 veces este año con respecto a 2021, según informes que salieron en junio a raíz de la celebración del Festival 618, una actividad china similar al Black Friday. Solo en ese evento se gastaron 400 millones de yuanes digitales (55 millones de dólares). 

Hay más datos que indican una adopción positiva del renminbi digital:

  • A finales de 2021, los volúmenes de transacciones que utilizan el yuan digital alcanzaron los 13 mil millones de dólares, dijo el Banco Popular de China.
  • El número de titulares de monederos digitales en yuanes creció a 261 millones, más que las poblaciones combinadas de Alemania, Francia, Italia y España.
  • Uno de cada cinco adultos ha descargado la aplicación, y la mayoría la usa para comercio electrónico y servicios públicos como el transporte.

El principal desafío para la expansión del yuan digital es la existencia de otras formas de pago ya consolidadas y populares entre los usuarios chinos, específicamente Alipay y WeChat Pay. Juntas, estas plataformas privadas representan alrededor de 94% del mercado de pagos digitales y tienen buena aceptación: 83% de los adultos chinos da opiniones muy favorables o algo favorables de ellas.

China lidera la era de las monedas digitales 

El avance tecnológico del renminbi digital ha contribuido a la internacionalización de la moneda nacional china. Su progreso es notorio, la moneda digital se ha probado en más de 20 ciudades de todo el país y el número acumulado de transacciones es de 70,75 millones, con miles de millones de yuanes utilizados.

Hay otros factores que contribuyen a la posibilidad de que la moneda china se internacionalice. China es actualmente la nación comercial más grande del mundo, el mayor productor industrial, el mayor importador de materias primas, el mayor importador de energía y el mayor importador agrícola. Se espera que para 2035, el PIB de China sobrepase al de Estados Unidos, lo que significa que se posicionaría como el primero del mundo. 

Tales condiciones económicas han ayudado a que el renminbi gane confianza como moneda de reserva y de pago internacional. Hay ejemplos que apuntan a ello. Rusia está utilizando más directamente el yuan para la liquidación del comercio chino-ruso. Al mismo tiempo, Irán utiliza el yuan, así como el euro, para la liquidación del comercio petrolero. Del mismo modo, con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, megaproyecto económico al que están adheridos 139 países, está tomando forma un ecosistema de internacionalización del renminbi en el Sur Global.

También hay que destacar que el renminbi digital, estando en fase de prueba, está en la vanguardia de la digitalización de las monedas fiduciarias, la cual es una importante tendencia mundial para el futuro que tendrá consecuencias negativas para la posición hegemónica del dólar.

Columna de opinión

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de www.alcarajo.org

Deja un comentario