Lun. May 17th, 2021

Textos Escogidos de Deng Xiaoping (1975-1982)

Tomado de la Primera edición en lengua castellana de los Textos Escogidos de Deng Xiaoping (1973-1982), publicada en julio de 1983 por le Editorial del Pueblo, Beijing

RESPETAR EL SABER Y ESTIMAR A LAS PERSONAS DE TALENTO 

Deng Xiaoping

24 de mayo de 1977

En nuestro esfuerzo por hacer realidad la modernización, el punto clave es elevar el nivel de nuestra ciencia y tecnología. Para desarrollar estas últimas, es imprescindible que pongamos empeño en la educación. Con meras palabras vacías no se materializará la modernización, sino que es indispensable el concurso del saber y de las personas de talento. ¿Cómo vamos a elevar el nivel de nuestra ciencia y tecnología sin su concurso? ¿Adónde vamos a ir a parar con una ciencia y una tecnología tan atrasadas? Debemos reconocer nuestro atraso en este terreno, y basta reconocerlo para tener esperanzas. Por lo visto, en el presente, nuestra ciencia, tecnología y educación tienen un atraso de 20 años en comparación con los países desarrollados. En Estados Unidos, hay 1.200.000 personas dedicadas a la investigación científica, y en la Unión Soviética, 900.000; nosotros, en cambio, sólo contamos con poco más de 200.000, incluidos los viejos, débiles, enfermos e inválidos, siendo poco numerosos los que realmente rinden. Con la. Reforma Meiji , los japoneses empezaron a prestar atención a la ciencia y la tecnología y a la educación, dedicándoles ingentes esfuerzos. Si la Reforma Meiji constituyó una modernización emprendida por una burguesía naciente, nosotros, que representamos al proletariado, debemos y podemos superar lo que hizo esa burguesía.

Al empeñarnos en la ciencia y la tecnología, debemos hacer esfuerzos simultáneos en la educación, empezando por la enseñanza primaria, hasta la secundaria y la superior. Espero que este trabajo se emprenda ahora mismo para alcanzar éxitos iniciales en cinco años, éxitos medianos en diez años y éxitos notables en quince o veinte años. En la educación, debemos “caminar con las dos piernas”, cuidando tanto de su popularización como de la elevación de su nivel. Es necesario establecer escuelas primarias clave y centros clave de enseñanza secundaria y superior, agrupando en estos últimos, a través de rigurosos exámenes, a la flor y nata de los alumnos.

Hay que seleccionar varios millares de personas de gran talento en los sectores científicos y técnicos. Una vez seleccionadas, se les deben crear las condiciones necesarias a fin de que puedan poner toda su alma en el trabajo de investigación. A quienes tengan dificultades para la subsistencia se les deben otorgar subsidios. Actualmente, algunos de ellos ganan nada* más que unas decenas de yuanes mensuales, con los cuales tienen que mantener a viejos y niños y, además, tienen que invertir gran parte de su tiempo en los quehaceres domésticos, sin poder encontrar siquiera un rincón tranquilo en su casa para leer durante la noche. ¿Cómo pueden seguir así las cosas? En lo político, a ellos sólo se les debe exigir lo razonable, o sea, que amen a la patria y al socialismo y acepten la dirección del Partido. Al realizar como es debido su trabajo de investigación y obtener éxitos al respecto, estarán haciendo algo políticamente provechoso y en beneficio de la República Popular China.

Hemos de crear en el seno del Partido una atmósfera de respeto al saber y de estima a las personas de talento. Es necesario combatir la errónea actitud de menosprecio hacia los intelectuales. Tanto las tareas intelectuales como las físicas entran en el mismo concepto de trabajo, y no son menos trabajadores los que se dedican a la labor intelectual. En el futuro, aún menos podrán diferenciarse el trabajo intelectual y el físico. En los países capitalistas desarrollados, el trabajo de muchos obreros se reduce a apretar botones eléctricos, manteniéndose de pie varias horas seguidas. Se trata de un trabajo intelectual de gran intensidad y concentración y, a la vez, de un duro trabajo físico. Hay que dar importancia al saber y tener en alta estima a quienes se dedican al trabajo intelectual reconociéndoles su condición de trabajadores.

En el ejército, es menester empeñarse simultáneamente en la investigación científica y en la educación. ¿Cómo vamos a llevar a cabo una guerra moderna sin conocimientos sobre ella? Es indispensable lograr que los cuadros dirigentes del ejército estén dotados ellos mismos de los conocimientos necesarios y respeten el saber. Es preciso establecer escuelas a diversos niveles para que dichos cuadros, después de ser entrenados, lleguen a poseer conocimientos culturales generales y científicos modernos así como conocimientos sobre la guerra moderna, y, al mismo tiempo, hay que rejuvenecer el contingente de cuadros de nuestras fuerzas armadas. Es inaceptable que el jefe de un cuerpo de ejército sea un sesentón.

La ciencia, la tecnología y la educación deben ser objeto de atención en todas las ramas y oficios. Las grandes empresas industriales deben tener sus propios organismos de investigación científica y técnica y contar con su propio personal dedicado a este trabajo. En todos los sectores hay que realizar investigaciones científicas.

* Parte de una conversación sostenida con dos camaradas del Comité Central del Partido.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *