Dom. Sep 26th, 2021

Ernesto Guevara, médico, político, guerrillero, escritor, periodista y revolucionario argentino.

Guerra de guerrillas: El combate

Con la intención de dar a conocer los esfuerzos realizados por personajes nacionales e internacionales a favor de la paz de Colombia y de Latinoamérica, contaremos la historia a través de diferentes libros y textos que AlCarajoOrg publicará.

Todos los lunes estaremos publicando los textos del médico, político, escritor, periodista, guerrillero y revolucionario Ernesto Guevara, argentino nacionalizado en Cuba.

El combate

El combate es el drama más importante de la vida guerrillera. Ocupa sólo momentos en el desarrollo de la contienda; sin embargo, estos instantes estelares adquieren una importancia extraordinaria pues cada pequeño encuentro es una batalla de índole fundamental para los combatientes.

Ya habíamos apuntado anteriormente que el ataque debe realizarse siempre de tal modo que dé garantías de triunfo. Además de lineamientos generales sobre la función táctica del ataque en la guerra de guerrillas, se deben apuntar las diferentes características que pueda presentar cada acción. En primer lugar, adoptamos para la descripción el tipo de lucha en terreno apto, porque es realmente el modelo de origen de la guerra de guerrillas y es el aspecto en el cual se necesita manejar algunos principios anteriores a la experiencia práctica para resolver ciertos problemas. La guerra del llano es, como siempre, el producto de un avance de las guerrillas por su fortalecimiento y el de las condiciones del medio ambiente y esto lleva aparejado un aumento de la experiencia, de quien lo ejecuta y, por ende, un aprovechamiento de esa experiencia.

En la primera época de la guerra de guerrillas, sobre el territorio insurgente se internarán en forma profunda las columnas enemigas; de acuerdo con las fuerzas de estas columnas se harán dos tipos de ataques diferentes. Uno de ellos sistemáticamente provoca en un determinado número de meses, la pérdida de la capacidad ofensiva de los mismos y precede cronológicamente al otro. Se realiza sobre las vanguardias; los terrenos desfavorables impiden que las columnas avancen con suficiente defensa en sus flancos; de este modo tiene que haber siempre una punta de vanguardia que, al internarse y exponer las vidas de sus componentes, esté garantizando la seguridad del resto de la columna. Cuando no hay hombres suficientes, no se cuenta con reservas y además el enemigo es fuerte, se debe ir siempre a la destrucción de esa punta de vanguardia. El sistema es sencillo, necesita solamente cierta coordinación. En el momento en que aparece la punta de vanguardia por el lugar estudiado -lo más abrupto posible- se deja penetrar a los hombres necesarios y se inicia un fuego mortífero sobre estos. Un pequeño grupo tiene que contener al resto de la columna por algunos momentos para que se recojan las armas, municiones y equipos.

Siempre debe estar presente en el soldado guerrillero que su fuente de abastecimiento de armas está en el enemigo y que, salvo circunstancias especiales, no se debe dar batalla que no esté conducida a conseguir estos equipos.

Cuando la fortaleza de la guerrilla lo permita, se hará un cerco completo de la columna; por lo menos, se dará esa impresión. En ese caso la vanguardia tiene que ser tan fuerte y estar tan bien atrincherada que resista los embates frontales del enemigo, calculando, naturalmente, su poder ofensivo y su moral de combate. En el momento en que aquél es detenido en algún lugar especial, las fuerzas guerrilleras de retaguardia surgen atacándolo por la espalda. Como será un lugar elegido con tales características que sea difícil la maniobra por los flancos, fácilmente podrán estar apostados francotiradores que mantengan a toda la columna, 8 ó 10 veces superior en número, quizás, dentro del cerco de fuego. En estos casos, siempre que haya fuerzas suficientes, deben controlarse todos los caminos con emboscadas para detener los refuerzos. El cerco se irá cerrando gradualmente, sobre todo por la noche. El guerrillero conoce los lugares donde combate, la columna invasora los desconoce, el guerrillero crece en la noche y el enemigo ve crecer su miedo en la oscuridad. En esta forma puede, con cierta facilidad, destruirse una columna totalmente, o infligirle tales pérdidas que le impidan volver al campo o necesite mucho tiempo para reagruparse.

Cuando la fuerza de la guerrilla es mínima y se quiere de todas maneras detener o disminuir el avance de la columna invasora, deberán distribuirse grupos de tiradores que fluctúen de dos a diez en cada uno de los cuatro puntos cardinales rodeando a esta columna.

En esta forma podrá entablarse un combate por el flanco derecho, digamos; cuando el enemigo centre su acción sobre este flanco y cargue sobre él, en el momento preciso, se iniciará el tiroteo por el flanco izquierdo; en otro momento por la retaguardia o la vanguardia y así sucesivamente. Con un pequeñísimo gasto de parque se podrá tener al enemigo en jaque perpetuo.

La técnica del ataque a un convoy o posición enemiga debe adaptarse a las condiciones del lugar elegido para el combate. Debe asegurarse, en general, que el primer ataque a un lugar cercado sea por sorpresa, en horas nocturnas contra algún puesto avanzado. Un ataque por sorpresa realizado por comandos adiestrados puede liquidar fácilmente una posición, pues cuenta con la ventaja de lo imprevisto. Para un cerco en regla, las zonas de escape pueden ser controladas con pocos hombres y los caminos de acceso defendidos con emboscadas, distribuidas de tal forma que al ser rebasada una, se repliegue o simplemente se retire y quede una segunda y así sucesivamente. En casos donde no exista el factor sorpresa, dependerá que se triunfe o no en el intento de tomar el campamento, de la capacidad de la fuerza cercadora para detener los intentos de las columnas de auxilio. En estos casos suele haber apoyo de artillería, morteros y aviones, además de tanques por parte del enemigo. En terrenos aptos el tanque es un arma de poco peligro; debe transitar por caminos estrechos y es fácil víctima de las minas. En general la ofensiva que tienen estos vehículos en formación pierde aquí su valor, pues deben marchar en fila india, o a lo más de dos en dos.

La mejor arma, la más segura contra el tanque, es la mina, pero, en la lucha cuerpo a cuerpo, fácil de realizar en lugares abruptos, el «cóctel molotov» es un arma de extraordinario valor. No hablemos ya de la bazooka, que significaría para la fuerza guerrillera un arma decisiva pero difícil de alcanzar, por lo menos en los primeros momentos. Contra el mortero existe el recurso de la trinchera con techo. El mortero es un arma de formidable eficacia para usar contra un lugar cercado, pero a la inversa, es decir, contra sitiadores móviles disminuye su poder si no es usado en baterías grandes. La artillería no tiene mayor importancia en este tipo de lucha pues debe estar emplazada en lugares de cómodo acceso y no ve los blancos, que son movedizos. La aviación constituye la principal arma de las fuerzas opresoras, pero también su poder de ataque se ve muy reducido por el hecho de que pequeñas trincheras, en general en lugares no visibles, constituyen su único blanco. Podrán tirarse bombas de alto poder explosivo, o bombas de gasolina gelatinosa, todo lo cual constituyen más bien inconvenientes que verdaderos peligros. Además, acercándose lo más posible a las líneas defensivas enemigas, se hace muy difícil para la aviación atacar con eficacia estas puntas de vanguardia.

Cuando se sitien campamentos con construcciones de madera o inflamables, si es que se puede llegar a una distancia corta, es un arma importantísima el ya citado «cóctel molotov». En distancias más largas se pueden arrojar también botellas del material inflamable, con su mecha ya encendida disparándolas con una escopeta calibre 16, como ya dijimos anteriormente.

De todos los tipos de minas a usar, el más efectivo pero que conlleva una eficiencia técnica no siempre posible, es la mina teleexplotada, pero las de contacto, de mecha y, sobre todo, las eléctricas con cordón, son de extrema utilidad y constituyen, en caminos de serranía, defensas casi inexpugnables para las fuerzas populares.

Una buena medida de defensa contra los carros blindados es, en los caminos, hacer zanjas inclinadas, de modo que el tanque entre fácilmente en ellas y después le cueste trabajo salir, en la forma que el grabado lo explica y que es fácilmente ocultable al enemigo, sobre todo en marchas nocturnas, o cuando no puede mandar infantería por delante de los tanques, dada la resistencia de las fuerzas guerrilleras.

Otra forma común de avance del enemigo, en zonas no totalmente abruptas, es en camiones más o menos abiertos. Las columnas son precedidas por algunos carros blindados y luego viene la infantería transportada en camiones. De acuerdo con la fuerza de la guerrilla, se puede cercar la columna íntegra, o se la puede diezmar, atacando alguno de loscamiones y explotando simultáneamente minas. Hay que actuar rápidamente en este caso, quitar las armas de los enemigos caídos y retirarse. Si las condiciones lo permiten, se puede hacer un cerco total, como ya lo dijimos, observando las reglas generales del mismo.

Para el ataque a camiones abiertos, un arma de mucha importancia y que debe ser utilizada en todo su poderío, es la escopeta. Una escopeta calibre 16, con balines, puede cubrir 10 metros, casi toda el área del camión, matando algunos de los ocupantes, hiriendo a otros y provocando una confusión enorme. En el caso de poseerlas, las granadas son armas excelentes para estos casos.

Para todos estos ataques, es fundamental, porque es una de las características elementales de la táctica guerrillera, la sorpresa, por lo menos al momento de sonar el primer disparo. Y ésta no puede producirse si los campesinos de la zona conocen de la presencia del ejército insurgente. Es por ello que todos los movimientos de ataque deben hacerse nocturnos.

Solamente hombres de probada discreción y lealtad pueden conocer estos movimientos y establecer los contactos. Debe marcharse con mochilas llenas de alimentos para poder sobrevivir dos, tres o cuatro días en los lugares de emboscada.

Nunca debe confiarse demasiado en la discreción campesina, primero porque hay una lógica tendencia a hablar, a comentar los hechos con otras personas de la familia o de confianza y, luego, porque la bestialidad natural con que tratan a la población los soldados enemigos después de una derrota, siembra el terror entre ésta, y ese terror provoca el que alguno, tratando de cuidar su vida, hable más de lo debido revelando noticias fundamentales.

En general debe elegirse como lugar de emboscada alguno que esté por lo menos a un día de camino de los establecimientos habituales de la guerrilla, que el enemigo siempre conocerá con mayor o menor aproximación.

Hemos dicho anteriormente que la forma de disparar señala en un combate la situación de las fuerzas oponentes; de un lado el tiro violento, nutrido, del soldado de línea -con parque abundante y acostumbrado a eso-, y del otro, el metódico, esporádico, del guerrillero que conoce el valor de cada cápsula y se dispone a gastarla con un cabal sentido del ahorro, no disparando nunca un tiro más de lo necesario. Tampoco es lógico, por ahorrar parque, dejar escapar a un enemigo o no hacer funcionar una emboscada a plenitud, pero debe prevenirse en cálculos anteriores el parque que podrá gastarse en determinadas circunstancias y ceñir la ocasión al consejo de esos cálculos.

El parque es el gran problema del guerrillero. Armas se consiguen siempre y las que ingresan no se van de la guerrilla, pero el parque se va tirando y, además, en general, se capturan armas con su parque, y nunca o pocas veces parque solo. Cada arma que ingresa tiene sus tiros, pero no puede contribuir al de los demás pues no hay sobrantes. El principio táctico del ahorro de los disparos es fundamental en este tipo de guerra.

Nunca puede un jefe guerrillero, que se precie de serlo, descuidar] a retirada. Deben éstas ser oportunas, ágiles, que permitan salvar toda la impedimenta de la guerrilla, ya sean heridos, mochilas, municiones, &c., y nunca debe ser sorprendido el rebelde en retirada ni puede permitirse el lujo de dejarse rodear. Por todo ello, el camino elegido debe ser custodiado en todos aquellos lugares donde eventualmente el ejército enemigo pueda hacer avanzar tropas para tratar de tirar un cerco; ha de haber un sistema de correo que permita avisar rápidamente a los compañeros si alguna fuerza trata de rodearlos.

En el combate siempre ha de haber hombres desarmados. Esos hombres recogerán el fusil de algún compañero herido o muerto, algún fusil incorporado en combate perteneciente a un prisionero, se ocuparán de los mismos, del traslado de los heridos y de la transmisión de mensajes. Además, debe contarse con un buen cuerpo de mensajeros, de piernas de hierro y de seriedad probada, que den los avisos necesarios en el menor tiempo posible.

Es muy relativo el número de hombres que se necesitan al lado de los combatientes armados, pero se puede calcular en dos o tres para cada diez, entre los que asistirán al combate y realizarán todas las tareas necesarias en la retaguardia, defendiendo las posiciones de retirada o estableciendo los servicios de mensajes de que hablamos anteriormente.

Cuando se hace una guerra de tipo defensivo, es decir, cuando está empeñada la guerrilla en no permitir pasar de determinado lugar a una columna invasora, la lucha se convierte en una guerra de posiciones, pero debe tener siempre al inicio las características anotadas de sorpresa. En este caso, en que se van a hacer trincheras y otra serie de sistemas defensivos que son fácilmente observables por los campesinos del lugar, debe asegurarse que éstos permanezcan en la zona amiga. En general, en este tipo de guerra, se establece por el gobierno el bloqueo de la región y los campesinos que no han huido, deben ir a comprar sus alimentos primordiales a establecimientos situados en zonas fuera de la acción de las guerrillas. El que estas personas en momentos culminantes, como el que estamos describiendo, salgan de la región, constituye un peligro muy grande, por las infidencias y las confidencias que pudieran eventualmente suministrar al ejército enemigo. La política de tierra arrasada debe constituir la base de la estrategia del ejército guerrillero en estos casos.

Ahora bien, las defensas y todo el aparato defensivo, deben hacerse de tal manera que siempre la vanguardia enemiga caiga en una emboscada. Es muy importante el hecho psicológico de que los hombres de vanguardia mueran ineludiblemente en cada combate, pues esto va creando dentro del ejército adversario una conciencia cada vez más marcada de este hecho, que lleva a un momento en que nadie quiere ser vanguardia; y es obvio que una columna si no tiene vanguardia no puede moverse, pues alguien debe asumir esta responsabilidad.

Por lo demás, pueden realizarse cercos, si se estima conveniente, maniobras dilatorias de ataques de flanco, o simplemente detener frontalmente al enemigo, pero en todos los casos deben fortificarse los lugares que sean susceptibles de ser utilizados por el enemigo para tareas de flanqueo.

Desde ya, esto está indicando que se cuenta con más hombres y más armas que en los combates anteriormente descritos, pues es evidente que consume mucho personal el bloqueo de todos los eventuales caminos convergentes de una zona, que pueden ser muchos. Debe aumentarse aquí todo género de trampas y de ataques contra los vehículos blindados y darles la mayor seguridad posible a los sistemas de trincheras estables, por lo tanto, localizables. En general, en este tipo de lucha la orden que se da es la de morir en las defensas y hay que asegurar a cada defensor el máximo de posibilidades de sobrevivir.

Cuando más oculta se haga una trinchera para la observación lejana, mejor es y, sobre todo, es bueno hacerle techos, para que la labor de los morteros se nulifique. Los morteros de los usados en campaña 60.1 u 85 mm no pueden perforar un buen techo hecho simplemente con materiales de la región, que puede ser un piso de madera, tierra y piedras cubierto por un material que lo esconda a la vista del enemigo. Siempre debe hacérsele una salida que permita, en caso extremo, escapar al defensor sin mayores peligros para su vida.

Todo este andamiaje indica bien claramente que no existen líneas de fuego determinadas. La línea de fuego es algo más o menos teórico que se establece en determinados momentos cumbres, pero son sumamente elásticas y permeables por ambos bandos. Lo que existe es una gran «tierra de nadie». Pero la característica de la «tierra de nadie» de una guerra de guerrillas, es que en ella existe población civil y que esa población civil colabora en cierta medida con alguno de los dos bandos, aunque en abrumadora mayoría con el bando insurrecto. No puede ser desalojada masivamente de la zona por su extensión y porque crearía problemas de abastecimiento a cualquiera de los contendientes al darle comida a una cantidad considerable de habitantes. Esta «tierra de nadie» es perforada por incursiones periódicas (diurnas en general) de las fuerzas represivas y nocturnas de las fuerzas guerrilleras. Estas últimas encuentran allí una base de sustento de mucha importancia para sus tropas que debe ser cuidada en el orden político, estableciendo siempre las mejores relaciones con los campesinos y comerciantes.

En este tipo de guerra, el trabajo de los no combatientes directos, vale decir de los que no portan un arma, es importantísimo. Ya señalamos algunas características de los enlaces en los lugares de combate, pero el enlace es una institución dentro de la organización guerrillera; los enlaces, hasta la más lejana comandancia si la hay, o hasta el más lejano grupo de guerrilleros, deben estar encadenados de tal forma que siempre pueda llegarse, por el sistema más rápido conocido en la región, de un lugar a otro, y esto debe ser tan valedero en tierras de fácil defensa, es decir en territorios aptos, como en tierras inaptas.

No se admite, por ejemplo, que una guerrilla operando en tierra inapta, vaya a permitir los sistemas modernos de comunicación, como son el telégrafo, los camiones, &c., salvo algunos inalámbricos imposibles de destruir pero que solamente pueden ir a guarniciones militares sólidas que defiendan dicho sistema, pues si cae en manos de la fuerza liberadora, hay que variar claves y frecuencias, tarea a veces bastante engorrosa.

En todos estos casos estamos hablando con la memoria de lo ocurrido en nuestra guerra de liberación. El informe diario y verídico de todas las actividades del enemigo se complementa con el de enlace. El sistema de espionaje debe ser muy bien estudiado, muy bien trabajado y sus individuos elegidos con él máximo esmero. El mal que puede hacer en estos casos un «contraespía» es enorme, pero aún sin llegar a ese extremo, son muy grandes los males que pueden sobrevenir de resultas de una información exagerada, ya sea aumentando o disminuyendo el peligro. Es difícil que éste se disminuya. La tendencia general de hombre del campo es a aumentarlos y exagerarlos. La misma mentalidad mágica que hace aparecer fantasmas, y toda serie de seres sobrenaturales, crea también ejércitos monstruosos donde apenas hay un pelotón, una patrulla enemiga. Además, el espía debe ser lo más neutro posible, desconociéndose para el enemigo toda clase de conexión con las fuerzas de liberación. No es una tarea tan difícil como parece y se encuentran muchos a través de la guerra: comerciantes, profesionales y hasta religiosos pueden prestar su concurso en toda esta serie de tareas y dar el informe a tiempo.

Es una de las más importantes características de la guerra de guerrillas, la diferencia notable que hay entre la información que logran las fuerzas rebeldes y la información que poseen los enemigos. Mientras éstos deben transitar por zonas absolutamente hostiles, donde se encuentran con el hosco silencio de los campesinos, aquéllos, es decir los defensores, cuentan en cada casa con un amigo y hasta con un familiar y constantemente van circulando los partes a través de los sistemas de enlace hasta alcanzar la jefatura central de la guerrilla o el núcleo guerrillero que esté en la zona.

Cuando se produce una penetración enemiga en territorio ya declaradamente guerrillero donde todos los campesinos responden a la causa del pueblo, se crea un problema serio; la mayoría de ellos trata de escapar con el ejército popular, abandonando sus hijos y sus quehaceres, otros llevan hasta la familia completa y algunos se quedan esperando los acontecimientos. El inconveniente más grave que puede provocar una penetración enemiga en territorio guerrillero es el que queden cantidad de familias en situación apretada y a veces desesperada. Debe dárseles el máximo de apoyo a todas ellas, pero prevenirlas de los males que pueden sobrevenir por una huida hacia zonas inhóspitas, lejos de sus lugares habituales de abastecimiento y expuestas a las calamidades que suelen provocarse en estos casos.

No se puede hablar de un «patrón de represiones» por parte de los enemigos del pueblo; en cada lugar, de acuerdo con circunstancias específicas, sociales, históricas y económicas, los enemigos del pueblo actúan de una manera más o menos intensamente criminal, aunque siempre son iguales los métodos generales de represión. Hay lugares donde la huida del hombre hacia la zona guerrillera, dejando a su familia en la casa no provoca mayor reacción. Hay otros donde esto basta para quemar las pertenencias del individuo o requisarlas y otros donde la huida provoca la muerte de todos sus familiares. Es natural que se haga adecuada distribución y organización de los campesinos que van a ser afectados por un avance enemigo, de acuerdo con las normas que se conozcan sobre la guerra en esa zona o país determinado.

Lo evidente es que hay que prepararse para expulsar al enemigo del territorio afectado, actuando profundamente sobre los abastecimientos, cortando completamente las líneas de comunicaciones, destruyendo por medio de pequeñas guerrillas los intentos de abastecerse u obligándolo a invertir grandes cantidades de hombres en hacerlo.

En todos estos casos de combates, factor muy importante en cada lugar en que se traba uno, es la correcta utilización de las reservas. El ejército guerrillero, por sus características, muy pocas veces puede contar con ellas, pues siempre da golpes donde hasta la labor del último individuo debe ser regulada y empleada en algo. Sin embargo, dentro de estas características, deben tenerse hombres listos en tal o cual lugar, para responder a un imprevisto y poder detener una contraofensiva o definir una situación en un momento dado. De acuerdo con la organización de la guerrilla y con las características y posibilidades del momento, se puede tener, para estos menesteres, un pelotón «comodín», pelotón que siempre debe ir a los lugares del mayor peligro, que puede bautizársele como «pelotón suicida» o con cualquier otro título, pero que en realidad cumpla las funciones que el nombre indica. Este pelotón «suicida» debe estar en todos los lugares donde se decida un combate; en los ataques por sorpresa de la vanguardia, en la defensa de los sitios más vulnerables y peligrosos, en fin, donde quiera que el enemigo amenace con quebrar la estabilidad de la línea de fuego. Debe integrarse por absoluta voluntariedad y constituir casi un premio pare el individuo el ingresar en este pelotón. Se llega a hacer con el tiempo la niña mimada de cualquier columna guerrillera y el guerrillero que ostente el distintivo de pertenecer a ese cuerpo cuenta con la admiración y el respeto de todos sus compañeros.

Deja un comentario