• mayo 26, 2022 8:40 pm

Con la intención de dar a conocer los esfuerzos realizados por personajes nacionales e internacionales a favor de la paz de Colombia, y de contar la historia a través de diferentes textos, AlCarajoOrg publicará libros y textos que aproximan de forma verídica la lucha de la sociedad colombiana por lograr la paz en el país suramericano.

Empezamos este ejercicio con el Sociólogo, maestro, padre y revolucionario Camilo Torres, libro de la Universidad Nacional de Colombia, que será publicado en su totalidad en diferentes artículos, que recoge la esencia de sus planteamientos en sus aportes más importantes a la percepción de temas que aún siguen siendo vigentes por el alcance de los objetivos que estos se fijan en el orden espiritual, social, económico y político.

Vida y muerte en la guerrilla del eln

Camilo inicia sus preparativos para incorporarse a las filas del eln, conforme lo había decidido la dirección de la organización, a partir del 18 de octubre. En una breve nota antes de partir se despide de Isabel (Darling), su madre y compañera de angustias en los trabajos del Frente Unido.9

La permanencia de Camilo en las montañas de Santander antes de perder su vida fue relativamente corta, apenas escasos cuatro meses. Durante ese tiempo, Camilo descubrió un universo distinto y buscó por todos los medios acomodarse a él. Su nuevo nombre de militancia fue Argemiro. Mientras Camilo se preparaba en la guerrilla, se formaba como combatiente, el Frente Unido se desintegraba.

La ausencia de su presencia física fue retirando a los simpatizantes y amigos del fu, y, ya antes que ellos, las fuerzas políticas y gremiales habían iniciado su desbandada. Jaime Arenas y Julio César Cortés, quien había quedado al frente del semanario y del movimiento, se sentían impotentes para sostener vivo un proyecto, cuya fuerza la constituía la presencia física y el carisma de Camilo. No obstante, haber dejado una carta a los colaboradores más cercanos y estos haberse comprometido a mantener vivo el movimiento, dos meses después de la partida de Camilo, se desplomaba completamente el fu, en medio de dificultades económicas y políticas, agravadas con la detención de Jaime Arenas, el 9 de noviembre de 1965. Cuatro números más del semanario, después de que Camilo emprende su marcha, se pusieron en circulación, el último el 9 de diciembre. Camilo estuvo al corriente de todo el proceso gracias a la información que su secretaria y amiga, Guitimie Oliveri, le hacía llegar al seno de la guerrilla, y acepta, sin resignación en la victoria final, el derrumbe y la desaparición del Frente Unido.

La vida en la guerrilla del eln

Camilo estuvo tres meses dedicado a prepararse militarmente. Con grandes dificultades, pero dotado de una inmensa voluntad fue articulándose poco a poco a la vida guerrillera. Estableció con los otros guerrilleros relaciones fraternas, cargadas de ese humanismo cristiano que lo caracterizó siempre y que a fuerza de la vivencia iba convirtiendo en humanismo revolucionario, su mejor aporte al proceso de cambio de la sociedad.10 Asumió algunas responsabilidades que tenían que ver con la capacitación de sus compañeros, sobre todo de aquellos que estaban inmersos en un oscuro estado de analfabetismo cultural y político. Recogió las historias de lucha que le contaban ellos y las acumuló como conocimientos adquiridos de experiencias ajenas.

Camilo fue interiorizando la “cultura elena”, los rituales de la guerrilla y en particular los que tenían que ver con las armas y el combate. Se había hecho práctica común y ritual de bautizo la premisa: “El guerrillero se gana su arma cuando tumba en combate un soldado y se apodera de ella”. La ilusión de Camilo era recuperar un fusil en combate. Esa era la gran ilusión de los guerrilleros de entonces, era una especie de grado de combatiente.11 En cumplimiento de este tipo de premisa, de ritual “religioso”, Camilo Torres pierde la vida en Patio Cemento, Santander.

El 7 de enero de 1966, en el primer aniversario de la toma de Simacota, el eln distribuyó la proclama a los colombianos enviada desde las montañas junto con una fotografía de Camilo en compañía de Fabio Vásquez y Víctor Medina Morón. La prensa nacional se pronunció en titulares de primera página sobre el hecho.

El reconocimiento público de la presencia de Camilo en las filas del eln y su declaración de comprometerse hasta la muerte consternó a aquellos que habían estado cerca de su proyecto del Frente Unido. El Partido Comunista publicó en forma fragmentada el documento, retirando de él las partes que tenían que ver con la posición del eln y de Camilo en torno al agotamiento de las vías legales y el abstencionismo beligerante.12

Para acompañar la circulación de la proclama, la dirección del eln determinó hacer una ofensiva militar durante los meses de enero y febrero. Para esto, se dividió el único frente que existía en ese momento, el José Antonio Galán, en dos comisiones: una al mando de José Ayala, que exploraría la región de Los Aljibes con los objetivos de hacer un reconocimiento de la zona, mirar las posibilidades de establecer allí un nuevo frente y buscar contacto con la tropa; la otra, bajo la conducción de Fabio Vásquez, se quedó a la espera de poder realizar un asalto a uno de los destacamentos militares que estaban patrullando la región13. En febrero, el eln decide hacer una emboscada en la zona en que tenía su asentamiento, que estaba siendo patrullada permanentemente por el Ejército en razón de las declaraciones que se venían haciendo sobre la presencia de la guerrilla en el lugar. El combate se produce en un lugar llamado Patio Cemento, en el municipio de San Vicente de Chucurí, el 15 de febrero de 1966. En este enfrentamiento pierde la vida Camilo Torres Restrepo.14

Rosalba Alarcón Peña

Rosalba Alarcón Peña, periodista y Defensora de Derechos Humanos, directora del portal web alcarajo.org y la Corporación Puentes de Paz "voces para la vida". Además, analista y columnista del conflicto armado de su país natal (Colombia) en medios internacionales.

Deja un comentario