• octubre 4, 2022 8:28 pm

Petro da los primeros pasos para reactivar diálogos de paz con el ELN

PorRosalba Alarcón Peña

Ago 9, 2022

Países garantes con disposición de seguir apoyando los diálogos de paz con el ELN y el nuevo gobierno de Colombia.

COLOMBIA | El presidente Gustavo Petro autorizó el viaje de delegados gubernamentales a Cuba para reestablecer contacto con la delegación de paz del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y así cumplir con el protocolo de ruptura firmado en el gobierno de Juan Manuel Santos; protocolo que el expresidente Iván Duque incumplió.

Con esta decisión, el gobierno inicio el trámite de resoluciones y demás disposiciones legales para que el Canciller Álvaro Leyva, el Alto Comisionado para la paz, Danilo Rueda, representantes de la Iglesia Católica y de la Misión de Verificación de la ONU haga el primer viaje a La Habana, Cuba.

El mandatario colombiano anunció el día lunes que los diálogos con la insurgencia elena se reanudará “en el punto en que se interrumpió” y afirmó que, “Revitalizar los protocolos, reconocerlos, significa que le pedimos a los países que en ese momento fueron garantes que sigan siendo garantes (…) Hoy tendríamos que preguntarles a todos esos gobiernos si quieren seguir siendo garantes del proceso que se reinicia”, destacó el presidente.

Ante este llamado de Petro, el presidente de Chile, Gabriel Boric, afirmó que seguirá siendo garante y se ofreció a ser sede de dichos diálogos de paz. Recordando que, en el gobierno de Juan Manuel Santos, se había acordado que los países garantes se rotarían para ser sedes.

“El presidente Gustavo Petro hizo una invitación a Cuba y a Noruega para ser garantes si se da un diálogo con el Eln y estamos listos a jugar un papel si las dos partes lo quieren. Hay que esperar a que las cosas estén más claras en ambos lados, definir el formato el cómo y el dónde”, así lo señaló el saliente embajador de Noruega John Petter Opdahl, en una entrevista a Colombia +20.

Por su parte, el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, resaltó “la disposición de avanzar en los nexos bilaterales entre ambas naciones y fortalecer la cooperación con el nuevo Gobierno”. Además, le deseo éxitos al presidente Petro en esta nueva etapa, que comienza tras la victoria alcanzada con gran apoyo popular. Ratificó, además, “el compromiso de Cuba con la paz en Colombia”.

Desde la ruptura de los diálogos de paz en el gobierno saliente de Duque, el ELN mantiene la disposición de dialogar con el gobierno que llegara a la casa de Nariño. Así lo ratificó, el máximo comandante Antonio García a través de su cuenta en twitter: “Pero fue Duque quien incumplió. Los diálogos no se rompieron por que el ELN realizó una acción militar, pues las Fuerzas Militares y de Policía habían realizado centenares de acciones militares contra el ELN.”  

El protocolo de ruptura fue firmado el 5 de abril de 2016 por Frank Pearl, jefe de la delegación del gobierno y Antonio García como jefe de la delegación del ELN. También firmaron Cuba y Noruega como países garantes.

Como en todos los diálogos de paz, el protocolo de ruptura establece las reglas para garantizar a la parte más vulnerable, en este caso, la insurgencia elena, la seguridad al retorno a Colombia de sus delegados paz, en un plazo de 15 días.

Por su parte, el mandatario Gustavo Petro, ha manifestado que busca hacer la paz total, mediante diálogos de paz con los diferentes grupos armados, en lo que ya hay una diferencia con García quien señala: “La «paz total», es una falsa paz, por cuanto la reducen tan sólo a la ausencia de confrontación armada. Darle un tratamiento equivocado a los conflictos sociales seguirá conduciéndonos al alzamiento armado.”

El proceso de diálogo de paz con el ELN inició en el año 2014 con el gobierno de Juan Manuel Santos. Las primeras negociaciones se realizaron en Quito (Ecuador), tras la negativa del presidente Lenin Moreno de seguir apoyando a los diálogos, la delegación tuvo que trasladarse a La Habana, Cuba.

Para el 2019 el entonces presidente Iván Duque se levantó de la mesa y reactivó las órdenes de contra los 10 miembros de la delegación de paz de la organización insurgente.

La agenda de paz que se logró establecer en la fase pública tiene seis puntos.

1. Participación de la sociedad en la construcción de paz: los grupos negociadores se comprometieron a recibir propuestas e idea de la sociedad civil para construir una visión de paz. En su momento también se hablaba de que este punto podía traducirse -tal como en el Acuerdo de Paz con las Farc- en participación política de quienes firmen la negociación.

2. Democracia para la paz: buscaba un debate para examinar las decisiones de la sociedad en los problemas sociales que la afecta y una “revisión del marco normativo para la manifestación pública y la situación jurídica” de los condenados en el ejercicio de la movilización social.

3. Transformaciones de la paz: se pensaba como las propuestas que salgan de la implementación del punto dos, así como acciones y planes para superar la pobreza y la “recuperación de zonas afectadas por el conflicto armado”.

4. Víctimas: busca el reconocimiento de las víctimas y sus derechos a la verdad, justicia, reparación y no repetición.

5. Fin del conflicto armado: Este punto era el marco para el tránsito de esa guerrilla a la legalidad. Esto incluía el desarme y cese al fuego, el fortalecimiento de la expresión política del Eln y programas de reinserción y garantías de seguridad cuando estén en la vida civil.

6. Implementación: Se daría tras lo que denominan un ‘Plan General de Ejecución’, en el que se incluye cronograma para la refrendación del acuerdo, los mecanismos para llegar al fin del conflicto y la verificación de organismos internacionales.

Rosalba Alarcón Peña

Rosalba Alarcón Peña, periodista y Defensora de Derechos Humanos, directora del portal web alcarajo.org y la Corporación Puentes de Paz "voces para la vida". Además, analista y columnista del conflicto armado de su país natal (Colombia) en medios internacionales.

Deja un comentario